Devolver regalos de Navidad: ¿misión imposible?

 

Normalmente aciertan, pero hay veces en que Papá Noel y los Reyes Magos no consiguen traernos exactamente lo que queremos. En otras ocasiones, nosotros mismos cambiamos de opinión respecto a lo que les hemos pedido. Y es entonces cuando toca devolver o cambiar los regalos. Así lo explica CaixaBank a través de su blog oficial. 

“Aunque muchos consumidores piensan que pueden cambiar y devolver una compra solo porque no les convenza o hayan cambiado de opinión, esto no es necesariamente así. Los establecimientos no están obligados a aceptar cambios y devoluciones por estas razones”, asegura CaixaBank.

¿Cuándo obliga la ley a aceptar un cambio?

Con todo, dice la entidad, existen dos casos en los que los establecimientos tienen que admitir el cambio de una comprasi el artículo presenta algún defecto o tara, deberán ofrecernos una solución en forma de sustitución, reparación o reembolso, y, si compramos a distancia —por ejemplo, a través de Internet—, tenemos derecho a anular el pedido y a devolver los productos.

“En este último supuesto, la ley establece un período legal de desistimiento de 14 días naturales. Eso sí, existen algunas excepciones, tales como reservas de hotel, entradas para espectáculos o productos hechos a medida, entre otras”, añade CaixaBank.

Cómo evitar problemas con los cambios y las devoluciones

Aunque pueda parecerlo, devolver o cambiar regalos de Navidad no es una misión imposible. Lo cierto es que muchos establecimientos ofrecen voluntariamente estas posibilidades a sus clientes. “Y, en estos casos, lo mejor es informarse bien previamente para evitar posteriores disgustos”, afirma CaixaBank.

Lo primero que debemos hacer al realizar nuestras compras de Navidad, recomienda CaixaBank, es preguntar en el establecimiento cuál es su política comercial. Es decir, debemos enterarnos de si es posible cambiar el color, la talla o el modelo, en qué condiciones y cuánto tiempo tendremos para hacerlo.

“Si el comercio acepta devoluciones, también conviene aclarar si reembolsará el dinero en metálico o si entregará un vale canjeable durante un tiempo determinado”, asegura CaixaBank.

Si detectamos un defecto de fábrica o una tara, podemos reclamar la ejecución de la garantía. En este caso, podremos pedir que se repare el producto o que nos entreguen uno nuevo en perfecto estado. La OCU indica, además, que si no llegamos a un acuerdo, podemos pedir una rebaja en el precio por quedarnos con el producto o incluso que nos devuelvan el dinero. En este último caso, alegaríamos la resolución del contrato porque el vendedor no ha cumplido con su parte.

“De todos modos, siempre debemos exigir el ticket de compra o la factura, que tendremos que conservar para realizar cualquier cambio o reclamación, así como para exigir el cumplimiento de la garantía”, concluye la entidad.