CaixaBank, comprometida con el medio ambiente

Conservar el medio ambiente, evitar la extinción de especies y reducir la subida del nivel del mar. Son las claves para luchar contra el cambio climático y para ello es necesario limitar la subida de temperaturas. En concreto, según el informe elaborado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPPC) hay que restringir el aumento de la temperatura en el planeta a 1,5 grados centígrados.  Así lo recoge CaixaBank en su blog oficial.

“Si el Acuerdo del Clima de París de 2015 estableció la barrera en 2 grados, el IPCC va más allá y reduce medio grado el límite con el objetivo de reducir los efectos del calentamiento global sobre los ecosistemas y la vida en el planeta”, explica la entidad.

CaixaBank ha recogido las declaraciones del presidente de IPCC, Hoesung Lee, durante la presentación del informe el pasado 8 de octubre. Aseguró que “mantener el calentamiento global en un nivel inferior a 1,5 grados en vez de 2 será muy difícil, pero no es imposible”. El informe señala que hacerlo “requerirá cambios rápidos, de amplio alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad” que van desde el consumo de energía hasta la planificación urbana y terrestre, pasando, naturalmente, por los recortes de emisiones, tal y como afirma CaixaBank en su blog.

“En efecto, los actuales compromisos del Acuerdo de París no bastan para alcanzar la nueva meta de 1,5 ºC. El IPCC avisa de que “no se lograría un clima estable ni siquiera haciendo esfuerzos suplementarios de acción climática a partir del 2030”, y que evitar el exceso de emisiones sin recurrir a los sistemas de capturas de carbono “solo puede conseguirse si las emisiones globales empiezan a disminuir mucho antes del 2030””, explica la entidad.

Medidas para reducir el calentamiento global

El informe señala que, para estabilizar el clima, las emisiones de CO2 deberían descender en 2030 un 45% en relación con las de 2010, y después mantener la tendencia hasta alcanzar un balance neto de cero emisiones en el año 2050. Esto exigiría poner en marcha grandes planes para absorber y neutralizar el CO2 de la atmósfera, tales como sumideros, proyectos de secuestro y almacenamiento de carbono y otras soluciones de geoingeniería climática.

El IPCC también explica que será necesario acelerar la transición hacia un modelo energético limpio y más eficiente en el que, en el 2050, las fuentes renovables supongan entre el 70 y el 85% del abastecimiento eléctrico, el gas (con tecnología limpia) también pueda participar en la generación eléctrica con alrededor de un 8%, y el uso del carbón quede totalmente descartado.

El objetivo de todo ello, señala el informe, es reducir los episodios de calor extremo, el aumento de las sequías, la subida del nivel del mar, el deshielo de los océanos Ártico y Antártico, la pérdida de especies y el impacto sobre la biodiversidad. Cualquier aumento de las temperaturas es perjudicial para el planeta, pero los riesgos siempre serán menores con una subida de 1,5 grados que con una de 2 grados, concluye el informe, que se usará como base para las discusiones de la 24ª Cumbre del Clima (COP24) del próximo mes de diciembre en Katowice (Polonia).

CaixaBank, comprometida con el medio ambiente

CaixaBank está “plenamente comprometida” con la preservación del medio ambiente, la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático. En 2007, firmó los Principios de Ecuador, que exigen un análisis de los riesgos e impactos ambientales y sociales potenciales de los proyectos de gran envergadura. Desde 2012, también ocupa la presidencia de la Red Española del Pacto Mundial, una iniciativa voluntaria de responsabilidad social empresarial que trabaja para favorecer la sostenibilidad. Además, en julio de este año, se unió a la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI), que cuenta con tres objetivos principales: el compromiso con el desarrollo sostenible, la gestión de la sostenibilidad y la concienciación pública.

Por otro lado, elaboró el Plan Ambiental 2016-2018, con objetivos ya alcanzados, como que la contratación de energía sea 100% de origen renovable o el de ser carbon neutral, es decir, reducir las emisiones generadas (en 2017 CaixaBank las redujo un 10% con respecto al año anterior y un 69% con respecto al 2009) y compensar todas las emisiones calculadas en nuestra huella de carbono.