‘Emilio Serrano: Obras de madurez’

La sede que la Fundación Cajasol tiene en Córdoba inauguró la exposición ‘Emilio Serrano: obras de madurez’, organizada por la Real Academia de Córdoba para honrar la memoria del malogrado académico, y comisariada por Ángel Aroca Lara, que se confiesa “especialmente devoto de los impecables dibujos de Emilio”. La muestra podrá visitarse hasta el próximo 6 de noviembre.

 

Los últimos años de madurez de Emilio Serrano

 

La muestra aglutina sus obras de madurez, haciendo un hincapié especial en sus grafitos y bodegones. La exposición consta de 26 lienzos en formatos diferentes que enseñan la toma de conciencia de la madurez del artista en los años ochenta, cuando buscó un estilo propio, alejándose de lo convencional de la época.

Emilio Serrano inició sus estudios artísticos a los 11 años en la Escuela de Artes y Oficios de Córdoba. Allí, se convertirá en profesor de dibujo artístico y, posteriormente, en director. Serrano participó en numerosas muestras colectivas en países como Bélgica, Italia y Portugal y realizó exposicioces individuales en Córdoba y Madrid. Emilio Serrano utilizó siempre un leguaje pictórico de gran solvencia gracias al manejo de todos los recursos plásticos posibles.

El propio Ángel Aroca Lara, director de la Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Nobles Artes de Córdoba, considera que la obra de Emilio parece intemporal. “Emilio, consciente de su madurez artística, optó por abandonar las corrientes pictóricas del momento y entregarse a hacer aquello a lo que tendía por instinto, pintar dibujando la realidad circundante, pero rehuyendo la mera copia, interpretándola y vertiendo en ella su ser, su saber, sus vivencias y añoranzas para ofrecernos una realidad lírica, la suya, cargada de intimismo y poesía”. Alguna vez ha calificado de neomanierista la obra de madurez de Emilio Serrano, “por la voluntad del artista de prescindir de mensaje en un tiempo cambiante para garantizar la vigencia de sus cuadros”.