Las muertes por selfie siguen aumentando #En60”

Fotografías en cimas de montañas, edificios altos o lagos, la obsesión por conseguir la mejor foto en las condiciones más extremas ha dejado ya más de 250 muertos desde 2011.

Según un estudio publicado por la BBC, entre 2011 y 2017, 259 personas han perdido la vida haciéndose un selfie. Los ahogamientos, las caídas, los ataques de animales o los accidentes de tráfico tratando de conseguir la mejor foto suelen ser las causas más comunes de muerte. El estudio destaca que los países donde más se producen este tipo de fallecimientos son India, Rusia, Estados Unidos y Pakistán y que el 72% de las víctimas son hombres. Además, se estima que el número real de muertes por selfie podría ser mayor ya que esa causa no se suele registrar como razón del fallecimiento.

Con el objetivo de reducir el número de muertos, investigadores de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos han recomendado crear “zonas prohibidas para selfies”.