El robo de “La Gioconda”, una cierta oscuridad

El robo de La Gioconda en el museo Louvre de Francia marcó un antes y un después. Un espacio que se dejó vacío y que propició la reproducción de la obra en una infinidad de soportes: en periódicos y revistas, en los cines, en postales y carteles, e incluso en cajas de bombones.

La Obra Social “la Caixa” en su exposición Una cierta oscuridad toma como punto de partida simbólico ese espacio negro y vacío que dejó en la sala expositiva el cuadro robado de La Gioconda para especular sobre conceptos relacionados con la mirada y con nuestros modos de ver –y de no ver– imágenes.

Un viaje que se adentra en las ideas de opacidad, ocultación y ausencia, así como en conceptos relacionados con las formas de ver, la tecnología de la representación y la condición del espectador. Además se complementa con una serie de materiales que se sitúan fuera del espacio expositivo.

Acompañando los documentos sobre el robo de La Gioconda, la exposición reúne obras artísticas que se construyen sobre una operación de ocultación o eliminación de la imagen, obras que especulan sobre el vacío visual en la imagen proyectada o cinematográfica, o propuestas artísticas que reflejan una posición consciente sobre el rol del artista como productor de imágenes. Incluye piezas de Joan Brossa, José Maldonado, Perejaume, Christo, Tim Rollins y el K.O.S, Juan Francisco Isidro, Pedro Mora, Hiroshi Sugimoto, Pedro Torres, Àngels Ribé, João Maria Gusmão + Pedro Paiva, Pedro G. Romero, Ira Lombardía, Pol González Novell, Martin Parr, entre otros.