Dos años y cuatro meses de prisión para el teniente que obligó a un soldado a masturbarse #En60”

Un mensaje y tres condiciones. El teniente de Infantería de Marina Iker E. envió un mensaje a un soldado ordenándolo que fuese a su habitación y se masturbase, como recompensa le pagaría 120 euros. El soldado le puso tres condiciones: que la habitación estuviese oscura,  que el teniente no le hablase y que no existiese contacto físico. Esta situación fue el culmen de una larga lista de insinuaciones y peticiones sexuales por parte de Iker E. a su subordinado, que ha acabado condenándole a dos años y cuatro meses de prisión.

Las exigencias del teniente llevaban implícita una amenaza. Si el soldado no cumplía sus órdenes volvería a la Agrupación de Madrid de donde provenía el soldado (AGRUMAD) e, incluso llegó a amenazarle con enviarlo a una prisión militar y propiciar su expulsión de la Armada.

El fallo de la sentencia afirma que el soldado obedecía “abrumado por la presión y turbado por el miedo”. El teniente ha sido condenado a dos años y cuatro meses de prisión por un delito de abuso de autoridad con trato degradante a un inferior.