España acogerá a los 600 inmigrantes del barco ‘Aquarius’

España acogerá a los 600 inmigrantes del barco ‘Aquarius’. Así lo ha anunciado el Gobierno de Pedro Sánchez que ofrecerá a la ONU el puerto de Valencia como “lugar seguro” para realizar el desembarco. El Ejecutivo socialista ha emitido un comunicado en el que explica que “es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria” y ofrecer un “puerto seguro” a estas personas, en cumplimiento de las normas de Derecho Internacional. Sánchez ha dado instrucción directa de que el destino del buque sea el puerto de Valencia. España asumirá el liderazgo de la operación y acogerá a las personas rescatadas.

Bruselas ha aplaudido la “solidaridad” de España que pondrá fin a la peligrosa situación en la que se encuentran las personas rescatadas.“Damos la bienvenida a la decisión del gobierno Español de permitir el desembarco en Valencia por razones humanitarias. Esta es la verdadera solidaridad puesta en práctica hacia las personas desesperadas y vulnerables y hacia los estados miembros”, ha asegurado el Comisario europeo de Migración, Asuntos Internos Ciudadanía, Dimitris Avramopouluos, a través de su cuenta personal de Twitter.

Italia y Malta rechazan asumir el desembarco del buque

Los inmigrantes fueron rescatados el sábado por el barco ‘Aquarius’, dirigido por las organizaciones humanitarias Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée , en la costa de Libia. Ahora la embarcación encuentra a tan solo 35 millas de Italia y 27 de Malta, pero ambos países han rechazado ofrecer una solución. De los 629 inmigrantes, 123 son menores no acompañados, 11 niños y 7 mujeres embarazadas. Finalmente será España quien atienda a estas personas.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, líder del partido ultraderechista Liga Norte, ha dejado claro que no tiene ninguna intención de socorrer a las personas que se encuentran en la embarcación. De hecho, ha ordenado el cierre de todos los puertos italianos para evitar el desembarco. “Italia no asumirá ni un inmigrante más”, ha dicho Salvini que ha instado a Malta a permitir la llegada de las personas que se encuentran en el buque. “Francia está devolviendo a la gente en la frontera, España defiende con armas su frontera, Malta no acepta a nadie. Desde hoy, Italia también va a empezar a decir ‘no’ al tráfico de personas y ‘no’ a la inmigración ilegal”, ha escrito el ministro italiano en su cuenta oficial de Facebook. Es la política migratoria del nuevo Gobierno italiano, compuesto por el Movimiento 5 Estrellas y Liga Norte.

Malta ha mostrado la misma posición que Italia y también ha rechazado asumir el desembarco de ‘Aquarius’. El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, ha defendido a través de su cuenta oficial de Twitter estar en “plena conformidad” con sus obligaciones internacionales al negarse a socorrer a los inmigrantes. Muscat sí ha mostrado su disposición a llevar a cabo evacuaciones “de emergencia” de personas que requieren atención médica urgente “por razones humanitarias” y de “conformidad con las políticas que ha llevado a cabo en los últimos años”.

España celebra la llegada del barco ‘Aquarius’

España, por su parte, celebra la llegada de los inmigrantes. El líder del Ejecutivo valenciano, Ximo Puig, asegura que la medida dará a Valencia una “imagen de solidaridad y apertura”. “Es precisamente la imagen contraria a lo que fue el paradigma del pasado”, ha añadido. Puig ha confirmado que este martes 12 de junio habrá una reunión por parte de la vicepresidenta, Mónica Oltra, “para ver cómo se orienta esta cuestión” y definir el destino de los inmigrantes y su acogida. “Se hará coordinadamente y bajo la dirección del Gobierno de España”, ha explicado.

La organización humanitaria Médicos Sin Fronteras ha declarado a través de sus redes sociales que los 629 rescatados “están en condiciones estables” pero que “el riesgo de que la situación empeore a lo largo del día es cada vez mayor”. “Están nerviosos y preguntan cuándo llegarán a tierra”, ha añadido la organización.