El plástico: enemigo número uno de océanos y mares

En el año 2050 habrá más plásticos que peces en el mar. Son datos publicados por la ONU que asegura que más de ocho millones de toneladas de plástico llegan al mar cada año. Dato que equivale a verter un camión de basura de este material cada minuto. Su creciente producción y su uso suponen una gran amenaza para ecosistemas y para la supervivencia de las especies. Los plásticos invaden playas, rocas y las profundidades marinas. Desde el Ártico hasta la Antártida, en zonas pobladas y en islas deshabitadas, afirma Greenpeace.

Las organizaciones ecologistas denuncian que la situación es dramática y alarmante. Greenpeace asegura que la producción de este nocivo material en tan solo dos años alcanzará las 500 millones de toneladas, un 900% más que en 1980 y sostienen que su uso es un problema asociado a los modos de consumo y la cultura del ‘usar y tirar’. Además, los plásticos no solo afectan al ecosistema, también suponen un gran problema para el turismo puesto que la basura se acumula en las playas ; y para la pesca.

El plástico llega a nuestros platos

Tal y como advierte Greenpeace, los microplásticos son particularmente perjudiciales. “Son fragmentos inferiores a 5 mm que pueden venir de la rotura de trozos grandes o haber sido fabricados directamente así, como por ejemplo como es el caso de las microesferas presentes en productos de higiene y limpieza como exfoliantes, pastas de dientes o detergentes. Se calcula que cada bote de 100ml puede contener entre 130.000 y 2,8 millones de estas diminutas bolas de plástico que llegan al mar a través del desagüe, porque su tamaño tan reducido hace que no queden atrapadas por los filtros de las depuradoras”, sostiene la organización ecologista. Estudios recientes han observado que los animales marinos están ingiriendo estos microplásticos, lo que está provocando bloqueos gastrointestinales y alteraciones en sus patrones de alimentación y reproducción. Pero no se queda ahí: hay evidencias de que se transfieren a lo largo de la cadena alimentaria y llegan hasta nuestros platos.

España es el quinto productor de plástico de la Unión Europea. Cada día se abandonan 30 millones de latas y botellas y el 50% de los plásticos que llegan a los sistemas de gestión de residuos terminan en vertederos sin ser reciclados.