CaixaBank propone trucos para ahorrar en verano

Está a punto de comenzar el periodo estival y la organización de las vacaciones para muchos españoles. Y con ello también los gastos. Pero ahorrar en verano también es posible. “Se debe tener en cuenta que elaborar una buena planificación de tu economía puede hacer de tus días de relax una experiencia mucho más placentera”, explica CaixaBank.

La entidad recoge los consejos propuestos por la Asociación Europea de Planificación Financiera (EFPA). “Realizar un presupuesto realista, ajustado a nuestra capacidad económica puede ahorrarnos numerosos quebraderos de cabeza a la hora de afrontar los costes veraniegos”, asegura la EFPA en su Decálogo para ahorrar en verano y que recoge CaixaBank en su página web.

Estos son los trucos propuestos:

Decide el destino: es necesario prestar atención a los aspectos sociales y económicos del país donde vamos a viajar, es decir, el nivel de vida y el poder adquisitivo del lugar. De hecho, todos nos hemos preguntado alguna vez cuáles son los países más caros para viajar. El último Informe de competitividad de viajes y turismo del Foro Económico Mundial mide el conjunto de factores y políticas que permiten el desarrollo sostenible del sector de viajes y turismo. Sin duda, puede ser una herramienta de gran ayuda para tomar decisiones sobre el destino.

-Determina el medio de transporte que utilizarás: ¿la clave para escoger el mejor medio de transporte? Comparar, comparar y comparar. Valora todas las posibilidades de transporte y contrasta cuál es la más económica. En este punto también es necesario contemplar el factor tiempo y otros aspectos, como la gasolina en caso de que viajemos en coche, la reserva de literas en caso de que el traslado se haga en tren, etc.

-Considera los gastos de alojamiento: para hacerlo, es esencial tener en cuenta nuestras necesidades y también los alojamientos disponibles en el destino. Hay otros aspectos que debemos tener en cuenta: cercanía del alojamiento a las atracciones turísticas o el aeropuerto, comentarios y opiniones de otros viajeros, etc. Lo más importante es comparar los precios y las características de diferentes alojamientos y hacer un balance de los gastos.

-Costes de comida: valora también en el presupuesto los costes de comida que se tendrán a lo largo del viaje. No es lo mismo comer siempre en restaurantes que tener una cocina en el alojamiento para cocinar tú mismo.

-Turismo, entretenimiento y ocio: planificar todas las actividades del viaje y calcular su coste permitirá incluir o descartar visitas a lugares turísticos, espectáculos, etc. Valora y prioriza lugares que te susciten mayor interés. Un buen método es numerar las actividades de mayor a menor interés.

-Presta atención a los posibles gastos extras: cuando vamos de viaje, muchas veces compramos recuerdos y regalos para la familia o los amigos. Este punto es difícil definirlo de antemano, aunque se puede asignar un presupuesto máximo al que ceñirse para gastar en posibles cuestiones extras.

-Aplazar pagos: si es posible, y dependiendo del producto o servicio, se pueden aplazar los pagos para poder ir más relajados durante las vacaciones.