Comienza la tregua de cinco horas impulsada por Rusia en Ghuta Oriental

La tregua humanitaria de cinco horas de duración ha comenzado este martes en el suburbio de Ghuta Oriental, en la periferia de Damasco, según ha informado desde la zona un reportero de la agencia de noticias rusa Sputnik y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Las autoridades sirias, con el apoyo de los militares del Centro Ruso para la Reconciliación, han establecido en la localidad de Al Wafideen las condiciones para la acogida de civiles que sean evacuados desde el corredor humanitario que conecta Damasco con Ghuta Oriental.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó el lunes que en Ghuta Oriental se impusiera este martes una tregua humanitaria de cinco horas de duración, desde las 9.00 hasta las 14.00 horas, y que se cree un corredor para permitir la salida de civiles de este enclave controlado por fuerzas rebeldes.

Por su parte, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha dicho que la calma ha prevalecido en Ghuta Oriental desde la medianoche del lunes al martes, aunque en la localidad de Duma han caído cuatro cohetes este martes por la mañana.

El Ministerio de Defensa ruso ha dicho que las medidas de la tregua, acordadas con las fuerzas del régimen sirio, tienen como objetivo ayudar a los civiles a salir de Ghuta Oriental y la evacuación de los enfermos y los heridos.

Un portavoz de Failaq al Rahman, uno de los principales grupos rebeldes emplazados en Ghuta Oriental, han acusado a Rusia de estar intentando imponer a los civiles el desplazamiento forzoso o la muerte en bombardeos o por el asedio y ha dicho que esta estrategia es un «crimen ruso».

Ghuta Oriental es uno de los mayores bastiones cerca de Damasco en el que los rebeldes luchan contra las fuerzas que intentan derrocar al régimen que preside Bashar al Assad, que cuenta con el apoyo de Rusia y de Irán.

El Consejo de Seguridad aprobó el sábado una resolución en la que reclama la imposición de una tregua de 30 días en toda Siria. En la última semana, los ataques de las fuerzas del régimen que preside Bashar al Assad han acabado con la vida de más de 500 personas en Ghuta Oriental.