Rajoy espera tener un «diálogo normal y civilizado con el nuevo gobierno catalán»

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este miércoles que espera tener un «diálogo normal y civilizado» con el nuevo Ejecutivo catalán que surja de las elecciones autonómicas del 21 de diciembre. Y ha recalcado que «siempre» ha estado dispuesto al diálogo, pero tiene que ser dentro de la ley.

Así se ha pronunciado Rajoy en la sesión de control al Gobierno del Pleno del Congreso, después de que el portavoz parlamentario del PdeCAT, Carles Campuzano, le haya solicitado que «abandone el autoritarismo y dialogue con las instituciones de Cataluña».

Es más, el diputado de la antigua Convergencia ha exigido al presidente del Gobierno que «eleve a la categoría de ley la voluntad de los catalanes» y ha pronosticado que en el 21-D el mandato volverá a ser la celebración de un referéndum.

Rajoy: «Siempre» abierto al diálogo dentro de la ley 

El presidente del Gobierno ha afirmado que lo que ha ocurrido en Cataluña se debe a que «desgraciadamente» unos gobernantes «decidieron que en su comunidad la Constitución no regía y no se aplicaba» e «inventaron una nueva legislación», sin dejar hablar a la oposición y «haciendo caso omiso a las resoluciones de los tribunales».

«Esas personas decidieron que estaban por encima de la ley y podían hacer lo que quisieran», ha resaltado, para añadir que entonces tuvieron que aplicar el artículo 155 de la Constitución para «restaurar la primacía de la ley y los derechos de las personas».

Rajoy, ha dicho que espera que «las cosas se normalicen pronto» y que puedan tener como han hecho desde 1978 «un diálogo normal y civilizado». Y ha subrayado que «siempre» ha estado «dispuesto a dialogar» pero dentro de la ley no planteando un «referéndum sí o sí» como, según ha dicho, hicieron los anteriores gobernantes de Cataluña.

Campuzano: No se puede impedir un deseo mayoritario 

Campuzano ha recriminado a Rajoy que estos años, ante las demandas de diálogo de los catalanes, se haya «parapetado» en el «argumento de respeto a la ley» y que no se le podía «imponer la celebración de un referéndum en Cataluña».

A su juicio, lo que es «normal y de sentido común en Cataluña es elevar a la categoría de ley la voluntad de los catalanes de decidir en referéndum su futuro político». De hecho, ha pronosticado que esa demanda «seguramente» va a «volver a ganar» en las elecciones del 21 de diciembre.

En este sentido, ha dicho a Rajoy que no puede «impedir» que un «deseo mayoritario» de la sociedad catalana se pueda canalizar y tiene la «obligación democrático» ponerse a negociar ese mandato con el nuevo Parlamento catalán y el nuevo Ejecutivo autonómico.

Es más, ha acusado al Gobierno de «dejar pasar el tiempo» para ver si la situación se «disolvía como un souflé», «intervenir las finanzas de la Generalitat» o «reprimir de manera violenta el ejercicio de derechos de los ciudadanos» el 1 de octubre, sin que hayan «pedido disculpas por esa violenta».

Campuzano ha culpado también al Gobierno del PP de haber «alentado la marcha» de determinadas empresas de Cataluña, «consentir el discurso del odio», «encarcelar a personas inocentes» y «promover la caza de brujas» que, en su opinión, están «viviendo estos días». «Le ruego que abandone el autoritarismo y dialogue con las instituciones de Cataluña», ha concluido.