La sequía preocupa a los agricultores valencianos

La falta de lluvias en los últimos meses “preocupa” a los agricultores y ganaderos valencianos ya que la sequía está poniendo en riesgo algunas plantaciones de la Comunidad Valenciana y los agricultores plantean un Plan Hidrológico Nacional para poner remedio a esta situación en el futuro.

Desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), su presidente, Cristóbal Aguado, ha asegurado que “2017 posiblemente sea un año récord”, ya que por primera vez en mucho tiempo “los agricultores estarán regando durante 12 meses”. “La preocupación crece. Para el secano ha sido muy duro y si no llueve no hay sazón para sembrar y no hay perspectivas de futuro para 2018”, ha informado Aguado.

Además, el presidente de AVA-ASAJA ha advertido que “los cultivos de frutales de secano, las viñas, los olivos, los almendros y los cereales están teniendo problemas muy serios” debido la escasez de agua. Aguado también ha planteado aprobar un Plan Hidrológico Nacional “con amplias estructuras” que podría “minimizar” los efectos de la situación actual, que ha calificado como “caótica”.

Pese a que todavía no se manejan cifras, desde AVA-ASAJA consideran que los agricultores han perdido “muchos millones de euros” en los últimos meses. Pese a que esperan que con las lluvias previstas durante los próximos días “mejore algo la situación”, no serán suficientes para “paliar los daños”.

Por su parte, el secretario general de la Unió de Llauradors i Ramaders, Ramón Mampel, ha denunciado la situación “deficitaria de la Comunidad Valenciana”. Mampel también ha pedido un Plan Hidrológico Nacional que “reduzca” las consecuencias de la falta de lluvia.

En este sentido, ha destacado que “este acuerdo no se debería gestionar con batallas políticas” y que tendría que realizarse “con sentido común” a través de pequeñas infraestructuras que “aportaran muchos recursos”.

Según Mampel, actualmente “se han resentido también los árboles” y de cara a la primavera, “si no llueve no se podrá sembrar”. El secretario general de la Unió de Llauradors i Ramaders ha hecho hincapié en la difícil situación que viven los ganaderos valencianos debido a la escasez de agua, ya que “no tienen pastos”. Además, ha asegurado que “en muchas granjas tienen que traer agua para dar de beber a los animales”, algo que según él “repercute en los costes de los precios de consumo”.