La mayor central obrera norteamericana abandona a Trump

La Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO), la mayor central obrera de Estados Unidos, abandona el consejo de empresarios creado por Donald Trump como gesto de repulsa hacia la ambigua respuesta del presidente estadounidense al asesinato de la manifestante antifascista Heather Heyer por un presunto neonazi y supremacista blanco el pasado fin de semana en Charlottesville (Virginia).

“No puedo sentarme en un consejo para un presidente que tolera el fascismo y el terrorismo doméstico. Los comentarios formulados hoy por el presidente han borrado sus forzados comentarios de ayer contra los neonazis y el Ku Klux Klan”, ha hecho saber a través de un comunicado el presidente de la AFL-CIO, Richard L. Trumka, al frente de una central con más de 12 millones de afiliados.

Trumka además ha criticado duramente la utilidad de un consejo “que jamás fue un instrumento efectivo para aplicar una política real hacia las familias trabajadoras\.

 

Abandono a Trump

Con Trumka ya son ocho los presidentes y consejeros delegados que han abandonado el consejo de Trump en protesta por su labor como presidente estadounidense. Previamente lo habían hecho Elon Musk (Tesla), Klaus Keinfeld (Arconic), Brian Kraznich (Intel), Mark Fields (Ford), Ken Frazier (Merck), Mario Longhi (U.S. Steel) y Kevin Planck (Under Armour).