El día de ayer se produjo un ataque suicida, contra una mezquita en Afganistán, costándole la vida a más de 29 personas y 63 heridos. El portavoz del gobernador en la provincia ha afirmado que todas las víctimas son civiles.  La explosión se produjo en el interior de la mezquita que pertenece a minoría chíi  cuando más de una docena de personas se encontraban rezando.  Los atentados contra este grupo de personas es cada vez más común.

Afganistán vive una ola de violencia desde el final de la misión militar de OTAN el 1 de enero del 2015. El ejecutivo ha perdido  una parte del territorio, el 57% del territorio está dominado por los talibanes. La misión de la ONU en Afganistán ha anunciado que el número de muertos en los primeros seis meses del año ha superado los 1,600.