España gira la cara a los refugiados

El próximo 26 de septiembre se cumple el plazo para acoger a los 17.337 refugiados que se comprometió España a acoger en el plazo de dos años. Este éxodo masivo de ciudadanos sirios que huyen del conflicto que existe en su país, se puede comparar con el exilio de personas que provocó la Segunda Guerra Mundial.

En 2015 empezó el movimiento de personas, en su mayoría sirios y afganos, que huían a Europa en busca de un lugar para estar a salvo. Fue entonces cuando la agencia de refugiados de Naciones Unidas (ACNUR) alertó que en tan solo desde principios de ese año, 350.000 personas habían llegado a Europa. Y de ellos 107.000 en el mes de julio.

Los refugiados comenzaron a seguir la ruta de los Balcanes. Pasan por Grecia, Macedonia y Serbia antes de entrar en Hungría, desde donde continúan el viaje hacia Europa occidental, sobre todo Alemania y Suecia. El cierre de esta ruta por el acuerdo de la Unión Europea con Turquía, empujó a estas personas a adoptar la ruta del mediterráneo, que parte desde Libia.

Hasta el 30 de septiembre del año 2015 la ONU no convocó una «reunión especial» por la crisis de refugiados que sufre en esos momentos Europa.

Pero días antes, la imagen e un niño kurdo ahogado en un playa turca, tras naufragar la embarcación en la que viajaba con su familia da la vuelta al mundo. Es solo una más de las muertes que se llevan sucediendo desde hace dos años cuando las personas de estos países en guerra decidieron salir de sus casas a cualquier precio.

Hasta la fecha, España ha acogido solamente a 1.488 personas. 1.070 lo han sido vía reubicación y 418 por la de reasentamiento. Cerró el año 2016 con una acogida tan solo del 5% del total de personas a las que se había comprometido.

La reubicación de estas personas se apoya en un acuerdo pactado por la Unión Europea. El objetivo de la reubicación es el de trasladar a los refugiados, que se encuentran en países donde debieron ser procesados pero no tienen capacidad, a los países que aún tienen capacidad para procesar las solicitudes.

Diferente es el reasentamiento, que ningún país está obligado a resentar a las personas refugiadas. Esta acción depende de la voluntad del tercer Estado, y es la solución duradera menos utilizada. Es una vía legal y segura que según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) impediría la muerte de personas ahogadas en el Mediterráneo. Por ello, la comisión exige que este compromiso se amplíe y sea permanente.

Hay más datos que acusan a España de mirar hacía a otro lado. El Gobierno español se comprometió a acoger a 9.323 personas procedentes de Grecia e Italia. A día de hoy, solo 144 refugiados han sido reubicados desde el país transalpino frente a los 742 desde territorio griego.

 

Refugiados en europa

 

A pesar de la grave crisis existente, desde septiembre de 2015 solo han llegado a Europa 18.418 personas refugiadas por medio de la reubicación desde Grecia e Italia, y 16.163 por reasentamiento, desde países como Jordania, Líbano o Turquía”, asegura Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.