El Estado Islámico: derrumbado por fuera se tambalea

El Estado Islámico empieza a tambalearse. Es lo que se puede pensar después de que el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, declarase el fin del “califato” que había proclamado el grupo terrorista tras recuperar las fuerzas iraquíes la mezquita Al Nuri de Mosul.

La mezquita Al Nuri recibe el nombre de Nurudin al Zanki, un noble que luchó en las primeras cruzadas en el territorio que actualmente ocupan Turquía, Siria e Irak. Fue construida entre 1172 y 1173, poco antes de su muerte, para albergar una escuela coránica. Era mundialmente conocida por su minarete inclinad, que le ha dado el nombre popular de “al Hadba” (el jorobado).

En esta mezquita se proclamó como “califa” el líder de Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi. Su destrucción se produce tres años después de que se ofreciese este primer sermón.

Abu Bakr al Baghdadi anunció en 2014 la creación de este califato islámico que podría estar a punto de desaparecer. El califato se tambalea porque a la destrucción de la mezquita se le suma la posible muerte de su líder. El califa habría fallecido como consecuencia de un ataque de la Fuerza Aérea de Rusia junto a otros 330 terroristas del Estado Islámico.

Habría muerto el pasado 28 de mayo mientras mantenía una reunión en una zona al sur de la ciudad siria de Raqa, ciudad que cayó en poder del Estado Islámico en 2013 y fue autoproclamada capital del grupo terrorista. En ese ataque habrían fallecido cerca de 300 terroristas y altos funcionarios del Consejo de Guerra del Estado Islámico.

La realidad actual: las fuerzas opuestas al Estado Islámico se encuentran a la ofensiva tanto en la ciudad iraquí de Mosul como en la ciudad siria de Raqq.

La destrucción de la mezquita Al Nuri de Mosul es real, pero la noticia de la muerte del califa Baghdadi no está verificada completamente. No sería la primera vez que los medios de comunicación se hacen eco de esta noticia o de parecidas especulaciones.

 

 

Más vidas que un gato

 

 

Desde el pasado 11 de junio varios medios de comunicación han emitido alguna noticia de este estilo. A Baghdadi se le ha llegado a matar a través de varios ataques aéreos estadounidenses e iraquíes. En 2016 se llegó a decir que el líder había sufrido un envenenamiento o se encontraba gravemente herido por varios bombardeos.