Agentes de la Guardia Civil han detenido en Alicante a cuatro personas por la comisión de los delitos de estafa continuada y organización criminal. Después se ha ordenado la búsqueda y detención de dos más por hallarse en paradero desconocido en el marco de la ‘Operación Mosley’.

La organización hacía préstamos de pequeñas cantidades de dinero y a cambio se quedaban con las viviendas de los afectados. En algunos casos, por préstamos de 800 euros la organización se quedó con la vivienda donde residían los afectados.

La investigación se inició a finales del año 2012. Comenzó tras la denuncia del representante legal de un matrimonio extranjero que tenía una casa en propiedad en Marbella (Málaga) donde ponía en conocimiento de los agentes el corte de suministro eléctrico de su vivienda.

Este matrimonio llevaba varios meses viviendo en su país de origen debido a que uno de ellos se encontraba en estado vegetativo tras una enfermedad y no podían viajar a España. Los investigadores descubrieron que la vivienda de los denunciantes había sido cambiada de titularidad recientemente a una sociedad mercantil denominada ‘Alcazaga Levante S.L.’, hecho que desconocían por completo los afectados.

Según los afectados, aseguran que meses antes habían solicitado un préstamo a esta empresa por valor de 25.000 euros para gastos médicos y que solo le pusieron una condición para que el mismo fuera concedido, asistir a una gestoría para que el documento que firmaran se elevara a un acuerdo público.

Una vez en la notaría los autores de la estafa llevaban preparado un documento que debía ser firmado por los afectado, donde voluntariamente realizaban una aportación de la vivienda como aumento de capital de la sociedad “Alcazaga Levante S.L.” haciendo participaciones a razón de una participación, un euro, por lo que en el caso de un préstamo de 25.000 euros, se aportaba una vivienda a la citada sociedad por dicho valor y en contraprestación recibían la emisión de 25.000 participaciones.

El matrimonio firmó el documento incluso con el aviso previo del notario, por lo que los afectados perdían sus bienes inmuebles por cantidades de dinero prestadas que en ningún caso igualaría el precio de la vivienda que iba a ser enajenada.

 

Más afectados

 

Conforme los guardias civiles avanzaban en la investigación y encontraban nuevas víctimas, comprobaban como las mismas desconocían que sus viviendas ya no les pertenecían, coincidiendo todas en que habían solicitado prestamos a la misma empresa.

Los agentes han hallado a 18 afectados con residencia en distintos lugares de España. Los acusados otorgaron, mediante dos sociedades, préstamos por un valor total de 215.480 euros, obteniendo a cambio mediante engaños numerosas viviendas, trasteros aparcamientos, terrenos y fincas valorados en más de 12 millones de euros.