40 años de democracia en España, cuatro décadas de lucha de la mujer

Hace 40 años que España volvió a ser un país democrático. No fue hasta dos años después de la muerte de Franco, cuando se celebraron las primeras elecciones democráticas en las que los ciudadanos españoles votaron libres, ya que previamente tuvo que aprobarse la Ley de Reforma Política.

Durante la Transición Española, participaron partidos de distintas ideologías. Este hecho marcó un antes y un después en la historia de España, evolucionando democráticamente y sin dar un paso atrás. Los sucesores del franquismo tuvieron que adaptarse al cambio político y social bajo la presión popular. De este modo, la dictadura terminaría transformándose en un sistema parlamentario que culminó en 1978 con la creación de la Constitución Española.

 

1975, año clave para el feminismo

 

Pero el año 1975 no sólo fue significativo por la muerte de Franco, sino también por el papel de la mujer en el ámbito internacional. Dicho año fue declarado por Naciones Unidas como el “Año Internacional de la Mujer”, hecho que propició la celebración de varios congresos a un ámbito global. Esta situación dio lugar a la convocatoria en Madrid de las “Jornadas Nacionales por la Liberación de la mujer”, la primera cita de carácter feminista en España.

La celebración de varias jornadas a favor del papel de la mujer en la sociedad durante los años 1975 y 1976, propició la eclosión de varias organizaciones de mujeres. Con la creación de la Constitución, nacieron leyes igualitarias. Dichas bases legales fueron revisadas durante años para eliminar por completo las discriminaciones respecto a las mujeres. Sin embargo, no fue hasta el año 2005 cuando el artículo 57 de dicho texto, en el que se recoge la sucesión del Trono y la Jefatura del Estado, reconoció a la mujer con plenitud de derechos.

Durante la Legislatura Constituyente, la mujer empezó a ocupar un papel importante en la política. Un total de 27 mujeres, entre las que se encontraban diputadas y senadoras, participaron activamente en la construcción de la Constitución.

 

Evolución y representación de la mujer en el Congreso

 

La lucha llevada a cabo por Clara Campoamor durante la II República por el sufragio universal y otros derechos, sirvió de ejemplo para muchas que empezaron a interesarse por la política.

Durante la Legislatura Constituyente (1977-1979), el número de diputados con representación en el Congreso era de 361, de los cuales tan sólo 21 eran mujeres. Dicha situación no cambió mucho durante la I Legislatura (1979-1982), ya que sólo aumentó el número de mujeres con representación política en tres mientras que el de hombres en veintiocho.

El número de diputadas en el Congreso se mantuvo estático durante la II Legislatura. No fue hasta el segundo Gobierno de Felipe González cuando el número de diputadas aumentó hasta 33, cifra aún muy lejana a la de los hombres en el Congreso.

Sin embargo, las mujeres fueron introduciéndose poco a poco en la política española. Durante la IV Legislatura, dónde Felipe González volvió a salir elegido como presidente, 54 mujeres tenían su sitio en el Congreso. Once mujeres más se unieron a la cámara durante la última legislatura de González (1993-1996).

Tras el declive del “felipismo” y con la llegada de José María Aznar al Gobierno, el número de representantes en el Congreso aumentó a 409. Cada vez más mujeres se unieron a la política, con 98 diputadas desde el 1996 al año 2000.

En la VII Legislatura (2000-2004), 132 mujeres tenían su sitio en el Congreso. Cifra muy alejada a la que se obtenía en la I Legislatura de la Democracia en España.

Con la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero en el 2004, su representación se hizo cada vez más fuerte, nombrándose por primera vez en la Democracia a una mujer como vicepresidenta. 

De esta manera, durante las dos legislativas presididas por Zapatero, el número de mujeres diputadas aumentó considerablemente, llegando a haber 158 diputadas. 

En la primera legislativa de Mariano Rajoy (2011-2015), 175 mujeres tenían representación en el Congreso. Al igual que el anterior Gobierno, una mujer también ocupa el papel de vicepresidenta. 

Sin embargo, y tras meses con un Gobierno en funciones por la falta de consenso para formar uno nuevo, el número de diputadas ha disminuido hasta 140 frente a 212 diputados.Treinta y cinco menos que durante el primer periodo de Rajoy. De esta manera, las mujeres ocupan el 40% del hemiciclo.

 

Representación de las mujeres por partidos políticos en España

 

Sólo dos grupos parlamentarios consiguen ser equitativos a la hora de contar con el mismo número de hombres que de mujeres a través de las conocidas “listas cremalleras”. Estas listas consisten en que los hombres y mujeres ocupan puestos alternos, y han sido impulsadas por el Partido Socialista y Unidos Podemos.

Con esta iniciativa, se pretende acabar con las desigualdades aún existentes en la esfera pública y privada entre hombres y mujeres. Y es que, tras las últimas elecciones, el número de parlamentarias en el parlamento sitúa a España en la cabeza de Europa.

La mujer sigue luchando por alcanzar la plenitud de derechos en todos los ámbitos, y la política es uno de los grandes retos. Una frase muy conocida pronunciada por la presidenta chilena, Michelle Bachelet, representa a la perfección esta situación: «Cuando una mujer entra en política, la mujer cambia. Cuando muchas mujeres entran en política, la política cambia».