May anuncia nuevas medidas y los laboristas denuncian su oportunismo

La primera ministra británica, Theresa May, ha abogado por cambios en la estrategia antiterrorista y se ha referido en concreto a un endurecimiento de las penas por terrorismo y a nuevas normativas para regular Internet. May responde así al atentado perpetrado anoche en el centro de Londres que se ha saldado con la muerte de siete víctimas y tres atacantes.

“No podemos y no debemos hacer como si las cosas pudieran seguir como están. Creemos que estamos ante una nueva tendencia en la amenaza que afrontamos, ya que el terrorismo alimenta al terrorismo y los responsables se inspiran ya no en planes complejos de años o en lobos solitarios radicalizados en Internet, sino que simplemente copian a otro y utilizan los medios más crueles para atacar”, ha afirmado May en un discurso televisado desde Downing Street.

La primera ministra ha mencionado cuatro áreas concretas. La primera es la lucha contra la “ideología maligna” que inspira estos atentados, una “perversión” de la religión islámica y la defensa de los valores británicos de pluralismo, superior a lo que ofrecen los “predicadores del odio”. Esta ideología “no puede se ser derrotada solo por la fuerza militar”.

 

May ha destacado además la decisión de los principales partidos políticos británicos de suspender hasta el lunes la campaña de las elecciones

 

La segunda es la elaboración de nueva normativa para reducir el espacio que tienen en Internet los extremistas. “No podemos permitir que esta ideología tenga el espacio seguro que necesita para germinar. Eso es exactamente lo que les proporciona Internet y las grandes empresas de servicios de Internet”, ha argumentado. “Tenemos que trabajar con gobiernos democráticos aliados para alcanzar acuerdos internacionales que regulen el ciberespacio”, ha apuntado.

La tercera es impulsar las medidas para identificar y extirpar el extremismo de la sociedad británica y la cuarta es mejorar la estrategia antiterrorista, que, aunque “robusta”, necesita de una revisión ante los cambios en la amenaza. Así, ha defendido un incremento de las penas de cárcel por delitos de terrorismo, incluso los más leves.

May ha destacado además la decisión de los principales partidos políticos británicos de suspender hasta el lunes la campaña de las elecciones legislativas del próximo jueves, 8 de junio, como muestra de respeto tras el atentado.

“Como señal de respeto, tanto laboristas y conservadores hemos suspendido por hoy nuestra campaña, pero nunca hay que permitir que la violencia interrumpa nuestro proceso democrático”, ha declarado. “Por tanto, las campañas se reanudarán mañana en su totalidad y las elecciones se celebrarán el próximo jueves, como estaba planeado”, ha dicho.

 

Los laboristas denuncian la actitud de May tras el atentado de Londres y su propuesta de nuevas medidas

 

La portavoz de Exteriores del Partido Laborista, Emily Thornberry, ha reprochado a la primera ministra británica que haya aprovechado el atentado perpetrado este sábado en Londres para proponer cuatro medidas que no son de aplicación inmediata y por tanto suponen un incumplimiento del acuerdo para paralizar la campaña electoral hasta el lunes.

“Nada de lo que propone en el plan de cuatro puntos son medidas inmediatas, así que lamento el momento elegido. Hay un acuerdo entre los partidos para no hacer campaña hasta esta tarde o mañana”, ha afirmado en declaraciones a la emisora de radio BBC 4.

Para Thornberry, “salir a las escaleras del 10 de Downing Street inmediatamente después de esta indignación no es algo que se pueda esperar”. “Tenemos que hacer más, pero también tenemos que ser cuidadosos porque aún hay gente que no sabe que un ser querido ha muerto”, ha argumentado.

 

“La gente verá estas declaraciones de Theresa May como lo que son: una politización de un atentado terrorista porque tiene miedo de perder las elecciones”

 

Otras voces cercanas al líder laborista, Jeremy Corbyn, han sido más contundentes. “La gente verá estas declaraciones de Theresa May como lo que son: una politización de un atentado terrorista porque tiene miedo de perder las elecciones”, ha apuntado a través de Twitter Matt Zarb-Cousin, jefe de prensa de Corbyn hasta hace unos días.

Zarb-Cousin ha reprochado a May que ha tenido seis años como ministra del Interior para haber hecho lo que propone ahora. “No ha podido proteger al pueblo británico de los terroristas”, ha apostillado, al tiempo que ha destacado los recortes en el gasto policial y la financiación del MI5 del Gobierno conservador.

En su intervención de este domingo, May ha abogado por cambios en la estrategia antiterrorista y se ha referido en concreto a un endurecimiento de las penas por terrorismo y a nuevas normativas para regular Internet. La tercera propuesta es impulsar las medidas para identificar y extirpar el extremismo de la sociedad británica y la cuarta es mejorar la estrategia antiterrorista.

Este planteamiento va mucho más allá del programa electoral conservador para las elecciones de este jueves, 8 de junio, que defiende un enfoque basado en la colaboración con la sociedad civil “de forma parecida a como se combatió el racismo en el siglo XX”.