Una docena de refugiados mueren por el naufragio de un bote en Lesbos

Alrededor de una decena de personas, incluido un niño, han muerto este lunes por el naufragio de un bote hinchable cargado de refugiados e inmigrantes frente a las costas de la isla griega de Lesbos, según ha informado la Guardia Costera de Grecia.

La Guardia Costera ha fijado en ocho la cifra de fallecidos, pero el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha elevado a una docena las víctimas mortales.

De acuerdo con la Guardia Costera, de las 25 personas que iban a bordo, solo han sobrevivido dos, entre ellas una mujer embarazada que ha sido trasladada al hospital de Lesbos.

La isla se convirtió en 2015 en la principal puerta de entrada a Europa tras recibir casi un millón de sirios, iraquíes y afganos procedentes de Turquía. Sin embargo, tras el acuerdo migratorio alcanzado el año pasado entre Bruselas y Ankara las llegadas han caído.

ACNUR: datos de su labor en crisis humanitarias

El período de desempeño de ACNUR coincide con uno de los que registra mayores niveles de desplazamiento forzoso y crisis de refugiados en la historia. Los cálculos de este organismo son concluyentes: a finales de 2015 había cerca de 65’3 millones de desplazados forzosos en el mundo, de los cuales 21’3 millones eran refugiados.

Hoy día, las mayores crisis humanitarias se viven en países como Siria, Afganistán, Irak, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, entre otros.

ACNUR está presente en 127 países y su ayuda resulta fundamental para evaluar los riesgos de una situación y garantizar la asistencia y la protección de las víctimas de las emergencias humanitarias.

Cada año, este organismo proporciona cerca de 70.000 tiendas de campaña en lugares afectados por guerras, desplazamientos forzosos o emergencias naturales. Esta labor se realiza de forma conjunta con gobiernos, ONG, comunidades y otros entes de las Naciones Unidas involucrados en el área.

La labor de ACNUR es fundamental para mitigar los efectos de una emergencia de estas características, sobre todo en países con bajos niveles de desarrollo y que carecen del material y los recursos necesarios para hacer frente a estas situaciones.

De no actuar de la forma en que actúa, las víctimas mortales causadas por las guerras, las persecuciones o los desastres naturales podrían ser mayores de lo que son, así como los efectos derivados del desplazamiento forzoso.