EEUU ataca una base militar en Siria en respuesta al ataque químico

El Ejército de EEUU ha llevado a cabo un ataque con misiles de crucero contra una base militar ubicada en la provincia siria de Homs (oeste). En total han sido lanzados al menos 50 misiles Tomahawk desde buques de guerra situados en el mar Mediterráneo contra la base de Ash Shairat.

El ataque es la respuesta de Estados Unidos al supuesto ataque químico perpetrado en la provincia de Idlib, que la práctica totalidad de la comunidad internacional ha achacado al Gobierno de Bashar al Assad y que se saldó con cerca de un centenar de muertos.

 

«Agresión a un Estado soberano»

 

Putin considera los ataques estadounidenses a Siria como «agresión a un Estado soberano, en violación de las normas del Derecho Internacional y, encima, bajo un pretexto inventado», ha afirmado el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

Asimismo, ha destacado que el ataque es «un intento de desviar la atención de las numerosas víctimas civiles en Irak», agregando que «causan un deterioro a las relaciones» entre Estados Unidos y Rusia, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

El objetivo del ataque ha sido la base de Al Shairat. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho que desde ella despegaron los aviones responsables del bombardeo en Jan Sheijun, que dejó cerca de un centenar de muertos. El ataque estadounidense causa un daño significativo en las relaciones entre Washington y Moscú.

Los gobiernos de Australia, Arabia Saudí y Reino Unido apoyan el ataque realizado por EEUU y lo califican de «apropiado y proporcional».