Dos de los cadáveres de inmigrantes hallados en las costas de Cádiz hace un mes, permanecen sin identificar

Un total de cinco cadáveres fueron localizados en el entorno del Campo de Gibraltar durante el fin de semana del 14 y 15 de enero como consecuencia, en principio, del naufragio de una embarcación con inmigrantes en aguas del Estrecho. Hasta el momento tres de ellos han sido enterrados, mientras que los demás están a la espera de ser enterrados o identificados por algún familiar para su repatriación.

Según han explicado desde Algeciras Acoge, dos de los cuerpos aparecidos, senegaleses de origen y primos, fueron enterrados en Fuengirola (Málaga) al ser musulmanes, mientras que un tercero, una mujer de Costa de Marfil, fue enterrada el pasado sábado en el cementerio de San Roque.

En cuanto al menor que apareció posteriormente en una playa de Barbate, desde Algeciras Acoge han indicado que están a la espera de su identificación mediante el ADN del padre, que se encuentra en el Congo. Asimismo, han pedido a las autoridades españolas “sensibilidad y humanidad” para que, una vez realizada la prueba y constatada su identificación, el padre tenga un visado para poder trasladarse a Cádiz a reconocer a su hijo.

Entre las hipótesis barajadas como origen de estas muertes, y dada la distancia existente entre los cadáveres encontrados, se sospecha que procedan de una patera que hubiera zozobrado a bastante distancia de la costa española, y que por el efecto de las fuertes corrientes marinas y el mal estado de la mar en la zona del Estrecho en esos días, aparecieran en distintos puntos de la costa gaditana.