Trump elige a Neil Gorsuchm, un conservador clásico, para el Supremo

El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha designado a Neil Gorsuch, un joven magistrado de corte conservador, para ocupar la vacante que hay desde hace un año en el Tribunal Supremo, sin romper así el equilibrio de fuerzas.

El puesto lleva libre desde el 13 de febrero de 2016, cuando falleció el magistrado Antonin Scala. El Gobierno de Barack Obama intentó colocar a Merrick Garland, pero su designación fue bloqueada por los senadores republicanos aduciendo que era mejor esperar a las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre.

«Cuando el juez Scalia falleció prometí al pueblo estadounidense que, si era elegido presidente, encontraría al mejor juez del país para el Tribunal Supremo», ha dicho Trump al revelar el nombre de su aspirante para la mayor instancia judicial de Estados Unidos.

El magnate neoyorquino ha definido a Gorsuch como un «brillante jurista» con un «excelente intelecto» y un «estilo incisivo». Ha destacado su concepto de lo que debe ser la función jurisdiccional, centrada en «la interpretación de la ley», no en la «imposición de preferencias, prioridades o ideologías políticas propias».

Gorsuch ha agradecido a Trump el «honor» de formar parte del Tribunal Supremo y ha prometido ser «un fiel servidor de la Constitución y las leyes». «El trabajo del Tribunal Supremo es vital para proteger las libertades del pueblo», ha subrayado.

Gorsuch, que hasta ahora trabaja en un tribunal de apelaciones, entró en el circuito del Tribunal Supremo en 2006 de la mano de George W. Bush, por lo que se espera que sea ratificado en el Senado, aunque tras una reñida discusión.

Los republicanos cuentan con una mayoría de 52 frente a 48 en la cámara alta pero necesitan al menos 60 votos para confirmar a Gorsuch y los demócratas han avanzado que habrá pelea. «Dado su historial, tengo serias dudas sobre su capacidad para cumplir con el estándar» del Tribunal Supremo», ha dicho el líder de la minoría, Chuck Schumer.

Neil Gorsuch, un intelectual «textualista»

Gorsuch se ha declarado heredero intelectual de Scalia –«un león del Derecho», en sus propias palabras–, por lo que el reparto de poder en el alto tribunal entre conservadores y progresistas se mantendrá como hasta ahora.

Sin embargo, se espera que marque una nueva tendencia por su carácter «textualista», una corriente jurídica que defiende la interpretación de la Constitución y las leyes conforme a su literalidad, sin tener en cuenta la evolución social.

«Respeto mucho el hecho de que en nuestro sistema corresponde al Congreso, y no a los tribunales, redactar leyes», defiende. «El papel de los jueces es aplicar, no alterar, el trabajo de los representantes del pueblo», sostiene.

Gorsuch es «uno de los ‘textualistas’ más respetados de su generación», apunta Jeffrey Rosen, del Centro Constitucional Nacional. «Es inusual por su memorable estilo al redactar, la profundidad de su lectura y su voluntad de repensar los principios constitucionales», indica.

Al igual que Scalia, podría favorecer a los progresistas «si piensa que el texto constitucional así lo requiere, especialmente en ámbitos como el derecho penal o los derechos de las minorías religiosas», advierte Rosen en declaraciones al portal de noticias Político.

Su juventud también podría marcar un punto de inflexión. A sus 49 años –ha sido compañero de Obama en Harvard–, se convertirá en el magistrado más joven en llegar al Tribunal Supremo, la primera inyección de sangre nueva en las filas conservadoras en una década.