Estados Unidos ejecuta la orden de Trump contra los refugiados

Al menos 27 refugiados, han sido detenidos o mandados de vuelta a sus países de orígenes en cuatro aeropuertos estadounidenses este sábado, ha informado la cadena estadounidense ABC, en las primeras consecuencias de la orden ejecutiva firmado este viernes.

El decreto suspende durante cuatro meses las concesiones del estatus de refugiado e impone una moratoria provisional a la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Irán, Irak, Siria, Yemen, Sudán y Libia.

Según la cadena, 11 personas permanecen detenidas en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, mientras que otros pasajeros han sido detenidos o devueltos en los aeropuertos de Chicago, Dallas y Filadelfia, hasta un total de 27 casos.

Como reacción a estas detenciones, cientos de personas se han concentrado en el aeropuerto JFK de Nueva York para protestar contra la orden ejecutiva emitida ayer por Trump.

 

Las autoridades han procedido a la suspensión inmediata de la migración de países vinculados al terrorismo como Siria, Yemen, Sudán, Somalia, Irak, Irán y Libia

 

Los concentrados, con pancartas como «Dejad a mis amigos entrar«, se encuentran actualmente en la Terminal 4 de las instalaciones aeroportuarias tras una convocatoria relámpago en Facebook

En el marco de este decreto presidencial, las autoridades han procedido a la suspensión inmediata de la migración de países vinculados al terrorismo como Siria, Yemen, Sudán, Somalia, Irak, Irán y Libia por un plazo de 90 días.

 

El programa de acogida de refugiados ha sido suspendido por un plazo de 120 días para que las autoridades norteamericanas revisen las solicitudes y el proceso de adjudicación de asilo

 

 

Además, el programa de acogida de refugiados ha sido suspendido por un plazo de 120 días para que las autoridades norteamericanas revisen las solicitudes y el proceso de adjudicación de asilo. Si bien en el caso de Siria, la orden suspende indefinidamente la entrada de cualquier ciudadano sirio como refugiado al entender que «va en detrimento de los intereses de Estados Unidos«.

Esta serie de novedades en la política migratoria se enmarcan en las «medidas de veto» impulsadas por Trump para impedir que terroristas islámicos entren en el país norteamericano.

«He establecido nuevas medidas de veto para mantener a los terroristas islámicos fuera de Estados Unidos. No los queremos aquí«, dijo en una rueda de prensa que ha ofrecido desde el Pentágono con motivo de la toma de posesión del secretario de Defensa, James Mattis.