Huelga de sexo (de las mujeres) en Kenia

La iniciativa de que ellas realicen una huelga de sexo para que los varones acudan a votar se enmarca quizás entre las propuestas electorales más excéntricas, pero quizás de las más efectivas a la larga. Una parlamentaria de la alianza de la oposición en Kenia ha soltado ‘esta perla’ ante el inmobilismo de los varones en el país a la hora de ejercer su dereho al voto. Las elecciones que se celebrarán en agosto en Kenia se prometen muy disputadas, según las encuestas, y la oposición política al actual presidente Uhuru Kenyatta quiere promover la mayor participación posible.

En Kenya, como ocurre en otras democracias más avanzadas, por ejemplo, en Estados Unidos, es necesario registrarse para poder votar y esta circusctancia hace que tradicionalmente la participación en las elecciones no sea elevada. El registro de votantes comienza el lunes en el país y ante una probable apatía de la población masculina, la parlamentaria Mishi Mboko se ha desmarcado con una singular propuesta dirigida a sus simpatizantes femeninas: que dejen a sus esposos sin mantener relaciones sexuales hasta que se registren para votar.

 

Sexo, una poderosa arma de movilización electoral

Según Mboko, el sexo es un arma poderosa para lograr que los hombres que no se deciden a registrarse lo hagan. Mujeres, esta es la estrategia que debéis adoptar. Es la mejor. Dejarles sin sexo hasta que os muestren su tarjeta de votante”, ha indicado durante un acto en la región de Mombasa.

Kenia, los políticos kenianos, ya han recurrido a este argumento, la abstinencia sexual, en otras ocasiones. En 2009, un grupo de activistas llevó a cabo una huelga de sexo por una semana para convencer al entonces presidente, Mwai Kibaki, y al primer ministro, Raila Odinga, a reconciliarse y poner fin a una crisis que ponía a Kenia al borde de hundirse en la violencia política.