El auge de los supermercados online

Internet forma parte de nuestras vidas hasta para las cosas más cotidianas: como ha sido siempre acudir al supermercado para comprar las provisiones de alimentos y bebidas. Con el paso del tiempo, y al ganar confianza entre los clientes, los supermercados online también han conseguido hacerse con un hueco del mercado hasta tal punto que, hoy en día, están en pleno auge. Un ejemplo de esto lo encontramos en los supermercados DIA, uno de los predilectos por su variedad de productos, precios económicos y por la facilidad a la hora de realizar la compra(ya que ésta puede llevarse a cabo, de manera segura, tanto desde su web como desde el mismo Amazon)

Según una encuesta, realizada por la consultora Nielsen, la intención de compra online de bebidas y comida ha aumentado un 44% en los últimos años. Este mismo estudio destaca que lo que suelen buscar los españoles es poder obtener información detallada del producto de interés y leer las opiniones de otras personas que ya lo hayan comprado con anterioridad (en ocasiones, esto resulta determinante, tanto para bien como para mal. Aquí los vendedores no se pueden escapar de las críticas y de que otros clientes las conozcan por lo que se esfuerzan en dar lo mejor).

Los supermercados online están teniendo buena acogida

Los motivos por el que los supermercados online están teniendo tan buena acogida son diversos. Por un lado, resultan de lo más cómodos. Las nuevas generaciones están muy acostumbradas a realizar todo tipo de compras a través de Internet y las que no lo son tanto ven como beneficios el no tener que desplazarse hasta la tienda física y cargar, después, con toda la compra.

Además, y por regla general, cuando se llevan a cabo este tipo de compras online se suele contar con la opción de acceder a ofertas y promociones únicas de la web (como puede ser un ‘2×1’, promociones o descuentos exclusivos en el precio).

Otra de las grandes ventajas es que se pueden realizar comparaciones de una manera muy sencilla y cómoda, eligiendo siempre los mejores productos a los precios más bajos. Algo que se nota al final del mes.

Como se suele contar con tiempo y no tener ningún tipo de distracción se tiende a gastar menos porque no se compran cosas de manera compulsiva, como sí ocurre en las tiendas físicas cuando, de repente, algo se nos antoja porque lo tenemos al alcance de la mano.

Los productos se devuelven con facilidad

Los productos se pueden devolver sin mayores complicaciones. El plazo habitual es de dos semanas y los mismos pedidos suelen venir con una etiqueta para el posible reembolso que tan sólo hay que pegar en la caja que se vaya a enviar de vuelta.

Por supuesto, a la hora de elegir un supermercado online hay que optar siempre por la empresa que ofrezca garantías en sus productos, así como en los envíos (por ejemplo, que pueda mantener la cadena de frío) para asegurar que los pedidos llegan en excelentes condiciones a su destino. No puede faltar tampoco la facilidad en el contacto y un buen servicio al cliente para que, en caso de duda o problemática, lo resuelvan.