Vientos de cola para la economía española

El año 2016 ha cerrado con sabor a salida de la crisis. Los diferentes cuadros recogidos por los expertos de Caixabank no ofrecen muchas dudas al respecto. La inflación y el empleo cierran en negro, el crecimiento también y los indicadores de confianza de los empresarios suben. Como se ve en el gráfico, tanto el índice de sentimiento empresarial (PMI) del sector manufacturero como el de sector servicios están por encima de los 50 puntos, la línea roja que delimita si atravesamos una zona expansiva de la economía. Del mismo modo, la balanza comercial española ha cerrado con superávit, en parte gracias al turismo, y e déficit de las Administraciones públicas, aunque sigue alto, se sitúa rondando el 5%.

Cuadros macroeconómicos España

Cuadros macroeconómicos España

Algo parecido ocurre si levantamos la mirada hacia nuestro entorno europeo, donde los indicadores de confianza alcanzan máximos anuales y en los principales países se mantiene por encima de los 100 puntos. Y más globalmente, los gigantes mundiales, Estados Unidos, Japón y China, también ofrecen datos de que siguen dispuestos a ejercer de locomotora en la economía mundial.

 

Cuadros macroeconómicos España

Cuadros macroeconómicos Europa

Indicadores actividad económica en China

Indicadores actividad económica en China

Así las cosas, en este escenario con viento de cola solo falta una incógnita por despejar. Y no es otra que conocer el marco económico de los presupuestos generales del Estado en España que deben de cuadrar las exigencias de recorte en el déficit exigidas por Bruselas (o sea más tijera o más impuestos) y las necesidades que surgan fruto del acuerdo político, donde la oposición -sea Ciudadanos o PSOE- reclaman del ejecutivo de Rajoy el mantenimiento del Estado del Bienestar.