Los padres de Nadia acuden a declarar por las fotografías encontradas

Los padres de Nadia, acusados por presunta estafa en la recaudación de fondos para un tratamiento médico para su hija, están citados a declarar para dar explicaciones de las imágenes de carácter sexual que los Mossos d’Esquadra encontraron en archivos informáticos en la casa de la familia de Fígols y en la tienda de Organya.

El juez, que ve indicios de delitos de provocación y explotación sexual en el padre –que se encuentra en prisión provisional–, autorizó el lunes el registro de 13 ‘pendrives’, siete tarjetas de memoria, tres discos duros y otros terminales informáticos.

La madre, Margarida Garau, citada a declarar a las 10.00 horas afirma –según ha explicado su abogado, Alberto Martín– que no sabe de qué imágenes se trata ni da crédito a este tipo de informaciones y también dice que nunca han hecho nada perjudicando a la niña «ni con un criterio de explotación sexual«.

El padre, Fernando Blanco, afirma, según el letrado, que nunca se ha realizado ningún tipo de imagen de carácter sexual ni pornográfico y que todas han sido en el ámbito personal, sanitario y dentro de la familia. Blanco llegará al juzgado desde la cárcel de Lleida, en la que ingresó tras su declaración en los juzgados después de ser detenido huyendo de un control policial de la comarca de la Cerdanya con una pistola de fogueo, 1.450 euros, relojes y dispositivos electrónicos de alta gama.

La madre vive ahora en Palma de Mallorca, a siete kilómetros de la casa en la que reside la pequeña, de la que tiene la custodia una hermana materna.

Los Mossos analizan los dispositivos en los que están las fotografías de Nadia

Los Mossos están analizando los 13 ‘pendrives’, siete tarjetas de memoria, tres discos duros y otros terminales informáticos incautados a los padres de Nadia por si se detectaran archivos borrados que puedan ser relevantes para la investigación o encontrar nuevas fotos que puedan ser presuntamente constitutivas de delito.

Los investigadores del caso, de la Unidad Territorial de Investigación del Pirineu Occidental, también investigan si las fotografías encontradas han podido ser compartidas por Internet o difundidas en páginas pedófilas, han informado fuentes conocedoras de las pesquisas.