Milagro en el Sáhara

El Sáhara ha amanecido cubierto por una capa blanca poco usual en el desierto. Las imágenes parecen sacadas dela más profunda y auténtica ficción. Desde que se tiene registro, en el Sáhara solo nevó una vez más, hace cuarenta años, en 1979.

La curiosa estampa fue captada por Karim Bouchetata, un fotógrafo aficionado. Las imágenes son de la ciudad argelina de Ain Séfra, una de las puertas al gran desierto africano. La localidad está situada a unos 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar, y la nieve es un fenómeno poco habitual en la ciudad. Los habitantes de Ain Séfra pudieron disfrutar de este paisaje durante todo el día 19 de diciembre hasta que el calor derritió la nieve.

El Sáhara cuenta con más de 9 millones de kilómetros cuadrados y es el desierto más caliente del mundo. Aún así, es más pequeño que el Ártico y la Antártida, también considerados desiertos. Es uno de los lugares más secos del mundo, con temperaturas que alcanzan los 50 grados Celsius.