Santamaría rechaza las “lecciones” de Pablo Iglesias sobre democracia

La vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha rechazado las “lecciones de democracia” que, a su juicio, pretende dar el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, a los diputados del PP, y le ha mandado a impartírselas “a los 300 de Vistalegre”.

Así ha respondido la ‘número dos’ del Ejecutivo en la sesión de control al Gobierno ante las reclamaciones para introducir cambios en la Constitución que ha formulado Iglesias, quien ha garantizado que hará valer su fuerza en el Congreso para exigir que cualquier modificación sea sometida a referéndum.

Santamaría ha reconocido que si 35 diputados exigen que se consulte a los ciudadanos sobre una eventual reforma, el Gobierno estará “obligado” a hacerlo, pero ha avisado de que “sería un error que una mayoría impusiera la reforma a una minoría o que esa minoría impusiera un referéndum por la sola fuerza de sus escaños”.

“La Constitución fue de todos y la reforma, si se hace, debiera ser de todos sin excluir a nadie”, ha añadido, después de que Iglesias le dijera que, entre otras cosas, es necesario reformarla para “proteger a los ciudadanos” del PP.

La vicepresidenta le ha replicado: “Los ciudadanos se deben sentir bastante más protegidos con nosotros que con ustedes, porque nos votan bastante más. Y las lecciones de democracia, si quiere, se las da usted a los 300 de Vistalegre, que estos 137 del PP, vienen con las lecciones aprendidas de casa”.

No se repetirá el “escándolo” del 135

El líder de Podemos ha subrayado que si se acepta que el actual Congreso no “representa al poder constituyente” y que “está bien hacer una reforma”, a Unidos Podemos le gustaría “contar con el consenso” del PP para someter esos cambios al veredicto de las urnas “y no tener necesidad de imponer el referéndum con los votos” que les dieron los ciudadanos.

Y es que, desde su punto de vista no se puede repetir el “escándalo” que acompañó a la reforma del artículo 135, que pactaron “con nocturnidad veraniega”, PP y PSOE, a los que ha acusado de “imponer” un cambio que “arrodillaba a la soberanía de nuestra patria a poderes exteriores”.

Según Iglesias, “es un clamor social” que la Carta Magna tiene que revisarse para blindar los derechos sociales, proteger a los ciudadanos de la corrupción, prohibir la puertas giratorias, asegurar independencia del Poder Judicial, cambiar el sistema electoral y reconocer la plurinacionalidad.

“No utilicen la Constitución para atrincherase, no la conviertan en una barricada de los inmovilistas y ayuden a ensancharla para que quepa más gente”, ha espetado el líder del partido morado a la vicepresidenta, a la que ha recomendado no tener “miedo” a la democracia.

Más soluciones y menos conflictos

La ‘número dos’ del Gobierno ha respondido recriminándole que si tanto quiere hablar de la Constitución no acudiera la semana pasada a la Comisión Constitucional, de la que es portavoz. “El otro día tuvimos cuatro horas de debate y mandó al señor (Xavier) Domènech, que estuvo interesante, pero yo creo que el debate de la Constitución de todos los españoles interesa al portavoz de un partido nacional y no sólo a su marea catalana”, ha sentenciado.

En este contexto, Sáenz de Santamaría ha insistido en que “la reforma de la Constitución tiene que ser una reforma que sirva para todos” y ha acusado a Podemos de estar más “en sembrar discordia en lo que fue una Constitución de concordia que de verdad en resolver los problema de este país”. “Más soluciones y menos conflictos, señor Iglesias, aunque usted se mueve mejor en los segundos”, ha concluido la vicepresidenta.