Atentado en la catedral copta de El Cairo deja, al menos, 25 muertos

Al menos 25 personas han muerto hoy y otras 35 resultaron heridas en un atentado contra el complejo eclesiástico donde se encuentra la Catedral cristiana copta de El Cairo, en el barrio de Al Abasiya, según el Ministerio de Sanidad.

Según dijo a Efe una fuente de la Policía el atentado fue perpetrado con un artefacto explosivo colocado en la puerta de la Iglesia de San Pedro, situada junto a la Catedral copta de San Marcos y la sede del patriarca de la Iglesia Ortodoxa Copta, Teodoro II.

El Papa Francisco ha condenado los atentados terroristas perpetrados en Turquía y Egipto al considerar que frente a la “violencia que siembra muerte y destrucción” solo cabe la respuesta de la “unidad en los valores humanos y civiles”, durante el rezo del Ángelus dominical.

Asomado a la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico del Vaticano, Francisco ha pedido a los fieles oraciones por “las víctimas de algunos ataques terroristas que en las últimas horas han golpeado distintos países”.

 

Francisco ha pedido a los fieles oraciones por “las víctimas de algunos ataques terroristas que en las últimas horas han golpeado distintos países”

 

“Diversos son los lugares, pero por desgracia única es la violencia que siembra muerte y destrucción y única es también la respuesta: unidad en los valores humanos y civiles”, ha manifestado.

Al menos 25 personas murieron hoy y otras 49 resultaron heridas en un atentado contra el complejo eclesiástico donde se encuentra la Catedral cristiana copta de El Cairo, según el portavoz del Ministerio de Sanidad, Sharif Wadia. Además, un doble atentado con bomba en el centro de Estambul, del que aún no se conoce la autoría, mató anoche a al menos a 38 personas y dejó heridas a otras 155.

Asimismo, el Papa ha reivindicado la paz en Siria, en concreto en la ciudad de Aleppo: “Todos los días estoy cercano, sobre todo en la oración, a la gente de Aleppo. No debemos olvidar que Aleppo es una ciudad, que allí hay gente: familias, niños, ancianos, personas enfermas… Por desgracia nos hemos habituado a la guerra, a la destrucción, pero no debemos olvidar que Siria es un país lleno de historia, de cultura de fe…”, ha señalado.