La Guardia Civil ha detenido a 30 personas de diferentes provincias españolas, pertenecientes a una organización criminal dedicada a la adquisición y venta de armas de fuego. Se les imputan los supuestos delitos de tenencia Ilícita de armas, depósito de armas, munición y explosivos. En la operación, bautizada ‘Vulpes III’, se han intervenido 124 armas de fuego y más 14.100 cartuchos metálicos, entre otros efectos. Con ella concluye la operación que se inició el pasado abril, cuando la Guardia Civil intervino 23 pistolas y 450 cartuchos y detuvo en la provincia de Albacete a una persona que se dedicaba a adquirir masivamente armas detonadoras en países del Este de Europa.

Detenidos de diferentes provincias españolas 

Uno de los detenidos, en este caso en la provincia de Sevilla, tenía ocultas siete pistolas ocultas bajo el tejado de uralita de su vivienda, y fue preciso desmontarlo en parte. Otra detención, en Barcelona, permitió además desmantelar una plantación interior de marihuana que ocupaba la totalidad de las habitaciones de la vivienda y en la que fueron incautadas 256 plantas, además de instrumentos necesarios para su cultivo. En otro registro, en la provincia de Vizcaya, la Guardia Civil desarticuló otro taller clandestino dedicado a manipular las y a fabricar ilegalmente munición, un taller que el detenido tenía instalado en una lonja-garaje.

El análisis de la documentación intervenida permitió identificar a un gran número de personas que podrían estar comprando armas y munición de forma ilegal. Con esta actuación, según fuentes policiales, se ha impedido que las armas incautadas llegaran al mercado negro y utilizarse para cometer delitos.