Ascienden a 33 los muertos en el incendio de la fiesta en Oakland

El balance de víctimas mortales del incendio registrado en la noche del viernes 2 de diciembre en una fiesta de música electrónica en un almacén de la localidad californiana de Oakland ha ascendido a 33, según las autoridades.

El sargento Ray Kelly, de la oficina del sheriff del condado de Alameda, ha afirmado que, hasta el momento, han sido identificadas tres de las víctimas por sus familiares.

Los bomberos han logrado abrirse paso entre los escombros de las instalaciones y hasta el momento han analizado cerca del 40 por ciento de las mismas en busca de víctimas.

Según las informaciones disponibles, cerca de un centenar de personas se encontraban en el almacén en el momento del incendio, cuyas causas no han sido determinadas.

La alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, ha indicado que la Fiscalía ha activado su equipo de investigación criminal en el lugar del suceso, si bien por el momento no se sospecha de un incendio intencionado.

Una inspección municipal intentó investigar el edificio

Inspectores de la ciudad de Oakland lanzaron una investigación arquitectónica sobre el edificio incendiado ante las sospechas de que se habían construido estructuras ilegales. Sin embargo, no les fue permitido entrar para realizar la inspección.

Según ha informado el medio local ‘East Bay Times’, funcionarios habían citado al dueño del edifico por una plaga el pasado 13 de noviembre, después de que vecinos se quejaran de que “una tonelada de basura” estuviera apilada en un aparcamiento contiguo.

Datos oficiales muestran que el siguiente día se registró una denuncia por habitabilidad de la vivienda y se inició una investigación por la supuesta construcción de “una estructura interior ilegal”.

Los inspectores volvieron el 17 de noviembre, pero no pudieron acceder a la vivienda, ha señalado el director interino de urbanismo de la ciudad de Oakland, Darin Ranelletti.