Una auténtica guerra en Río de Janeiro

La ciudad que acogió este año los Juegos Olímpicos se vestía de horror la noche del sábado: Una gran operación policial contra el narcotráfico que ha dejado al menos 12 muertos.

Una auténtica guerra urbana. Un helicóptero de la policía se estrelló muriendo los cuatro agentes que iban en él. Una batalla campal agravada por los recortes presupuestarios en seguridad pública, policías en huelga y el cambio de gobierno. El ruido de los disparos se escuchó en una docena de lugares de Río de Janeiro, pero la más afectada fue la favela Ciudad de Dios.

Los tiroteos comenzaron a las 7 de la mañana y continuaron durante todo el dia y la noche. Finalmente la policía logró incautar tres fusiles, 830 bolsas de cocaína y 653 de marihuana.

Tras la operación policial, los cadáveres de siete jóvenes fueron encontrados en una zona de arbustos en el interior de la favela.

Según Amnistía Internacional la policía es la responsable de 2.500 muertes en los últimos siete años y según la ONG Human Rights Watch, una quinta parte de los homicidios en Río de Janeiro los lleva a cabo la policía. Las tres cuartas partes de las víctimas son hombres de raza negra.