Turquía, entre el terrorismo del PKK y la dictadura de Erdogan

 

Un tribunal de Turquía dictó este sábado prisión preventiva para el director del diario opositor Cumhuriyet, el más antiguo y más prestigioso del país, así como para otros ocho periodistas y directivos del mismo medio.

Cinco días después de la detención de 13 miembros del diario acusados de terrorismo, el director, Murat Sabuncu, así como el caricaturista Musa Kart y el columnista Kadri Gursel figuran entre los nueve periodistas y directivos enviados a prisión preventiva, mientras que cuatro miembros de su junta directiva han sido puestos en libertad.

Los periodistas detenidos están acusados por la Fiscalía de “ser miembros” o “patrocinadores” tanto del proscrito Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda marxista, como de la cofradía islamista fundada por el predicador exiliado Fethullah Gülen.

Ambos movimientos, que defienden planteamientos ideológicos antagónicos, están muy alejados de la línea editorial de Cumhuriyet, de centroizquierda laica.

Asociaciones de periodistas nacionales e internacionales, así como numerosos países, desde EEUU a Alemania, han condenado los atentados y han criticado los arrestos de diputados como una señal de una creciente represión de la libertad de prensa en el país, ya sacudida por el cierre de un centenar de medios en el último año, en esta ocasión tomando como excusa el brutal atentado producido en la ciudad suroriental de Diyarbakir.

 

En Turquía rige además un estado de emergencia que otorga al Gobierno poderes adicionales

 
Desde la intentona golpista en Turquía el pasado mes de julio, 170 medios han sido clausurados, se han cancelado los carnés de prensa de 777 periodistas, 105 informadores se hallan entre rejas en este momento y más de 2.500 han perdido su trabajo.

En Turquía rige además un estado de emergencia que otorga al Gobierno poderes adicionales, después del fallido golpe, y que la oposición considera que se está utilizando para eliminar a críticos con el poder.

El anterior director de Cumhuriyet, Can Dündar, se encuentra exiliado en Alemania después de haber pasado tres meses en prisión preventiva.

Dündar y el periodista Erdem Gül fueron condenados a cinco años de cárcel por “revelación de secretos de Estado”, en un reportaje que documentaba un envío de armas de Turquía a Siria, pero la sentencia fue más tarde anulada por el Tribunal Supremo.

La Fiscalía de Turquía imputó el viernes al colíder del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) Selahattin Demirtas por cargos de terrorismo, horas después de su detención en la localidad de Diyarbakir, donde se había producido un brutal atentado.

La Fiscalía había reclamado el arresto de Demirtas, que fue trasladado a primera hora del día  a un tribunal de la provincia, según informaba el diario local ‘Hurriyet‘.

Los cargos presentados contra Demirtas incluyen el de “ser miembro de una organización terrorista”, “cometer crímenes a nombre de una organización terrorista” y “establecer una organización para cometer crímenes”.

Asimismo, ha sido imputado por “insultar públicamente a Turquía, el Parlamento, el presidente, el Ejército y la Policía”, así como por “propaganda terrorista”, tal y como ha recogido la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

Demirtas fue detenido junto con la otra colíder del partido, Figen Yuksekdag, y otros nueve parlamentarios de la formación prokurda.

Los parlamentarios que también fueron detenidos son Ferhat Encu, Leyla Birlik, Selma Irmak, Abdulá Zeydan, Idris Baluken, Sirri Sureyya Onder, Ziya Pir, Gulser Yildirim y Nursel Aydogan.

Todos ellos han sido arrestados por negarse a testificar por presuntos crímenes relacionados con “propaganda terrorista”.

Tanto Yuksekdag como Demirtas afirmaron en junio que no coperarían con las autoridades en las investigaciones por presunta propaganda a favor del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) por parte del HDP.

Los parlamentarios del HDP se enfrentan a una investigación bajo la legislación terrorista después de que el Parlamento aprobara poner fin a la inmunidad parlamentaria.

El partido, la tercera fuerza parlamentaria de Turquía, advirtió en mayo de que retirar la inmunidad a los diputados para poder lanzar pesquisas judiciales en su contra sólo traerá “más violencia”.

El HDP expresó su temor de que fueran expulsados los 59 diputados que tiene en el Parlamento, 50 de los cuales tienen un expediente abierto por difundir propaganda terrorista. Este expediente era el primer paso para, una vez retirada la inmunidad, lanzar un proceso judicial.

 

EL HDP anuncia la suspensión de su actividad parlamentaria

El Partido Democrático de los Pueblos (HDP) Ha anunciado la suspensión de sus actividades parlamentarias tras la detención de 12 de sus legisladores el viernes.

“Hemos decidido suspender nuestras actividades en el poder legislativo y cumplir con nuestra gente de nuevo”, dijo el portavoz del partido Ayhan Bilgen después de una reunión de la ejecutiva en la ciudad suroriental de Diyarbakir.

El HDP, el tercer mayor partido del Parlamento, tiene 59 diputados en la Asamblea Nacional. El viernes, 12 fueron detenidos por no responder a una citación judicial vinculada a una investigación antiterrorista.

Nueve, incluyendo los co-líderes, Selahattin Demirtas y Figen Yuksekdag, fueron puestos en prisión preventiva. También se cursaron órdenes de detención contra otros tres dirigentes que aún siguen pendientes.

La inmunidad parlamentaria para que los legisladores se enfrenten investigación criminal fue levantada a principios de este año. Aunque afecta a diputados de los cuatro partidos parlamentarios está destinada, en su mayoría, para los políticos de la HDP, organización que ha sido acusada de tener vínculos con la organización terrorista PKK, y el opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP) que están involucrados en los recientes atentados.

La mayoría de los políticos HDP enfrentan cargos de difundir propaganda terrorista a través de discursos.

Se intensifica el enfrentamiento en el conflicto contra el PKK

 

El Ejército turco ha intensificado sus operaciones contra la guerrilla tanto en el país como en el norte de Irak desde que quedó roto el alto el fuego entre el Gobierno y el PKK en julio de 2015.

A partir de entonces se han reanudado los enfrentamientos, combates y ataques, en una región ya marcada por la violencia de la guerra de Siria y las acciones del grupo terrorista Estado Islámico en este país y en Irak.

El partido prokurdo ha reclamado en varias ocasiones en los últimos meses al Gobierno y al PKK –al que Ankara considera un grupo terrorista– que alcancen un alto el fuego y reabran el proceso de diálogo.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, considera que el HDP es el brazo político del PKK, con el que ha descartado un nuevo proceso de negociación, centrando su estrategia en una ofensiva militar que ya ha dejado cientos de víctimas en ambos bandos, así como entre la población civil.

Los socialistas europeos se oponen abiertamente a las acciones de Erdogan contra sus compañeros del HDP

 

El Partido Socialista Europeo (PES) ha denunciado la “motivación política” de la detención en Turquía de los dos colíderes y nueve parlamentarios del prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), al tiempo que se ha comprometido a elevar su preocupación por las “detenciones arbitrarias” a las instituciones europeas y foros internacionales.

“No vamos a abandonar a nuestros amigos y estamos dispuestos a plantear nuestras preocupaciones por las detenciones arbitrarias en cada reunión de cada institución europea y cada foro internacional en la que participe el PES hasta que la situación cambie”, se ha comprometido el presidente del partido europeo, el búlgaro Sergei Stanishev.

Precisamente a principios de semana, una delegación de los socialistas europeos encabezada por Stanishev viajó a Turquía, en donde pudieron reunirse con Selahattin Demirtas, uno de los colíderes del partido prokurdo detenidos este viernes en el marco de una investigación por terrorismo.

 

Schulz advierte a Turquía sobre la deriva  escalofriante en la que se encuentra al detener a parlamentarios de la oposición

 

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, ha avisado de que la detención de doce parlamentarios del partido prokurdo HDP “envía una señal escalofriante sobre el estado del pluralismo político en Turquía”

“Con la última ola de detenciones (de figuras) de alto nivel, una continuación de la represión contra otros representantes electos del HDP, las autoridades turcas no sólo están alejando más a Turquía de la democracia sino que también están dando la espalda a los valores, principios, normas y reglas en la base de las relaciones UE-Turquía”, ha avisado el eurodiputado socialdemócrata alemán.

“El rumbo de acción del Gobierno pone en cuestión la base para la relación duradera entre la UE y Turquía y el compromiso del Gobierno turco con los valores democráticos y sus aspiraciones europeas”, ha alertado, insistiendo en que los últimos acontecimientos “deben ser abordados de forma urgente”, dado que Turquía es un país candidato a la Unión Europea y es un miembro de la Unión Aduanera”.

Por ello, está en contacto “constante” con la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, el comisario de Ampliación, Johannes Hahn, y los líderes de los grupos políticos.

Schulz ha recordado que el colíder del HDP Selahattin Demirtas, con el que se ha reunido “muchas veces” y al que ha definido como un “líder comprometido con el proceso de paz, la no violencia, el diálogo político y el Estado de Derecho”, ya le reconoció en su último encuentro a finales de septiembre que “temía ser el siguiente en ser detenido” y ha defendido que ambos dirigentes y el resto de diputados de la formación prokurda “son representantes legítimos y democráticos de la sociedad turca”.

Los dos colíderes del partido prokurdo y una decena de parlamentarios de la formación han sido detenidos a primera hora de este viernes por negarse a testificar por presuntos crímenes relacionados con “propaganda terrorista”.

 

 

El Partido Socialista Europeo, del que forma parte el HDP como miembro asociado, ha destacado que el partido opositor se opuso al intento golpista del golpe de estado

 

El Partido Socialista Europeo, al que pertenece el HDP como miembro asociado, ha destacado que el partido opositor se posicionó en contra del intento golpista de este verano contra el Gobierno de Erdogan y ha recalcado que siempre se ha posicionado “en apoyo de la democracia y en contra de los ataques de cualquier lado”.

Con este comunicado, el PES ha denunciado que el Gobierno turco está “abusando de su poder” y está “ignorando por completo” principios democráticos básicos como el Estado de derecho, la independencia de la judicatura y la libertad de expresión en Turquía.

En las últimas horas, los dos colíderes del partido prokurdo y al menos nueve de sus parlamentarios han sido detenidos por negarse a testificar en relación a presuntos crímenes relacionados con “propaganda terrorista”.

Figen Yuksekdag ha sido detenida en su residencia en la capital, Ankara, mientras que Selahattin Demirtas ha sido detenido en su vivienda en la ciudad de Diyarbakir.

Los otros parlamentarios detenidos son Ferhat Encu, Leyla Birlik, Selma Irmak, Abdulá Zeydan, Idris Baluken, Sirri Sureyya Onder, Ziya Pir, Gulser Yildirim y Nursel Aydogan.

Las detenciones se han producido antes de que se registrara un atentado con coche bomba en la localidad de Diyarbakir, cerca de una comisaría a la que habrían sido trasladados varios parlamentarios. El ataque se ha saldado con al menos un muerto y 30 heridos.