Cantabria estrena las vacaciones escolares en contra de los padres

El 53 por ciento de los españoles rechaza el calendario escolar de Cantabria con una semana de vacaciones cada dos meses de clase, mientras que un 27 por ciento afirma que le gustaría que en su comunidad autónoma hubiera un sistema igual.

Esta es la principal conclusión la encuesta de Ipsos a 1.000 personas mayores de 15 años en 100 puntos de España sobre la organización de este curso en Cantabria. El principal motivo para los detractores de este sistema es la dificultad para la conciliación del trabajo y la vida familiar, algo que comparte un 53%.

Un 45 por ciento considera que el calendario escolar no va a influir de forma positiva en el rendimiento académico de los estudiantes frente al 33 por ciento que cree que podría ser bueno para mejorar los resultados del alumnado.

Para la mayoría (52%), los más beneficiados del nuevo sistema son los profesores, por encima de los alumnos (36%). Los más perjudicados, los padres (58%), seguidos de los estudiantes para el 23 por ciento de los encuestados y otros familiares, como abuelos o tíos (21%), que tienen que hacerse cargos de los niños durante las vacaciones escolares.

Si se atiende a la edad de los entrevistados, el 49 por ciento de los jóvenes entre 15 y 24 años es partidario del modelo de calendario cántabro, mientras que el 56 por ciento de los mayores de 25 años se manifiesta en contra.

Además, el 44% de los jóvenes encuestados piensa que el nuevo calendario escolar sí que influiría de manera positiva en el rendimiento de los estudiantes, casi los mismos que creen que no (41%). Opinan de forma mayoritaria que (54%) que esta medida beneficia a los alumnos y profesores (45%) y que los más perjudicados son los padres (51%).

El titular del área, Ramón Ruiz, así lo ha avanzado en una entrevista a RNE, recogida por Europa Press, en la que ha detallado que, una vez realizada esa evaluación, se abrirá un periodo de reflexión en el Consejo Escolar para ver “si ha ido bien o hay que hacer alguna rectificación”.

Pero la realidad, según Ruiz, es que la semana de “descanso” que se establece en noviembre lo único que hace es prolongar “unos días” el puente de Todos Los Santos, y el resto de periodos son los tradicionales de Navidad, Carnaval y Semana Santa. La Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria pondrá en marcha un sistema para evaluar el funcionamiento del nuevo calendario escolar, que incluye un descanso cada dos meses, y lo lo aplicará en una muestra de 21 centros escolares.

Aunque se ha mostrado confiado de que esta nueva distribución de los días lectivos, que continuarán siendo los mismos (175 como marca el Estado), va a ser “buena para todos”, ha manifestado que entiende la “controversia” que se ha generado con el nuevo calendario porque en el “imaginario” colectivo se cree que se ha establecido un nuevo periodo de vacaciones.

El titular cántabro de Educación ha insistido en que, con este nuevo calendario, se ha pretendido “dar una vuelta” a la evaluación educativa, ya que “muchos niños” llegaban “muy cansados” a la primera evaluación, en Navidades, principalmente los de Infantil y Primaria.

“Un descanso cada dos meses viene bien no sólo para ellos sino para que el profesorado reflexione sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje de cada alumno y poder introducir cambios antes en caso de ser necesarios”, ha explicado el consejero.

En este sentido, ha apuntado que había niños que no avanzaban bien, “dificultades” que se detectaban en la primera evaluación, lo que situaba al profesorado en el mes de enero para tratar de introducir cambio, lo que era “demasiado tarde”.

“Ahora, con una primera evaluación en noviembre, esas dificultades de algunos alumnos se detectarán antes y se podrán afrontar también antes”, ha enfatizado, al tiempo que ha rechazado la concepción de que ese descanso sea para favorecer al profesorado, que ha asegurado que tendrá que hacer un mayor “esfuerzo”.

¿Qué hacemos con los niños?

Ante ese nuevo periodo de descanso, los padres se preguntan “qué hacer con los niños”, una cuestión a la que el Gobierno dará respuesta. Así, Ruiz ha indicado que, al igual que en el resto de periodos de vacaciones, se abrirán los centros educativos.

Pero, además, la Consejería está trabajando con la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) en el diseño de una programación cultural y deportiva para esos días y actividad en los equipamiento del Gobierno como los museos, las cuevas, la Filmoteca, la Biblioteca o el Palacio de Festivales. “Por tanto, va a haber una oferta”, ha apostillado el consejero.