Pulso económico en 60″: La calidad del nuevo empleo en España

El empleo sigue siendo el talón de Aquiles de la economía. Aunque los datos estadísticos indican que salimos del bache y que se va creando empleo -la tasa de paro ha descendido en torno a 8 puntos porcentuales-, contar con el 18.9% de desempleados pone de manifiesto que todavía queda un camino largo por recorrer.

Y no solo en torno a la cantidad, si no también a la calidad de los puestos de trabajo que se van creando. Según las mediciones que hace la OCDE, España se encuentra entre los 10 países con peores indicadores en este apartado. Los analistas de la Caixa en su informe mensual señalan que el tipo de contrato puede afectar a la productividad, ya que los incentivos del empleado y del empleador de invertir en capital humano específico y formación son inferiores cuando la duración de la relación laboral es menor.

Por otro lado, también subrayan que un grado de utilización de los recursos laborales por debajo de su po­­tencial reduce la producción total de la economía.  Por lo tanto, las políticas laborales deberían ir encaminadas a mejorar no solo la cantidad de empleo sino también su calidad.