Carmena suspende un pleno por sentirse indispuesta

Unos problemas en la visión han provocado que Manuela Carmena, la alcaldesa de Madrid, haya suspendido un pleno municipal y haya sido trasladada a un hospital a ser sometida a pruebas médicas. Carmena, de 72 años, ha tenido que abandonar la sesión por consejo del personal médico.

En el centro hospitalario ha sido sometida a «pruebas médicas», entre ellas un escáner. Fuentes del  Ayuntamiento aseguran que se encuentra bien de ánimos y que no tiene «nada grave». El pleno municipal se ha interrumpido.

El tercer teniente de alcalde de la ciudad, Mauricio Valiente, ha anunciado la suspensión del pleno alrededor de las 14.35 horas por un tiempo aproximado de diez minutos y la convocatoria de una Junta de Portavoces extraordinaria para informar de la situación.

De nuevo en el pleno, Valiente ha anunciado que «a lo largo de la mañana» ha «ocurrido una circunstancia» que ha obligado a Carmena a someterse a «unas pruebas médicas», por lo que los portavoces de los grupos han acordado suspender la sesión y reanudarla el viernes a las ocho de la mañana.