Méndez de Vigo recalca que la ‘reválida’  se adecúa a los requisitos legales y necesidades del alumnado

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha asegurado que la prueba final de Bachillerato -aprobada por Real Decreto el pasado 30 de julio- «es conforme a los requisitos legales y adecuada a las necesidades de los alumnos y sus familias» y ha lanzado un mensaje de tranquilidad a toda la comunidad educativa.

Durante la inauguración del Curso Universitario 2016-2017, acompañando al rey Felipe VI, en el acto que ha tenido lugar en la Universidad de Extremadura (UEx), también ha agradecido «la colaboración» y «esfuerzo conjunto» que se ha hecho con la Conferencia de Rectores de la Universidades Españolas (CRUE) «para encontrar zonas comunes de entendiendo y llegar a acuerdos», que han posibilitado «consensuar» con los rectores esta prueba final.

En su discurso, el ministro ha dicho que «las acciones llevadas a cabo en colaboración con la comunidad universitaria están dando sus frutos. «Especialmente para algo tan singular y relevante para nuestra nación como mejorar la calidad de los estudios universitarios necesitamos colaboración, entendimiento y esfuerzo conjunto. Ello nos ha permitido seguir avanzando al encuentro de una universidad de calidad, implicada en la sociedad y enfocada hacia la solución de sus necesidades», ha dicho.

El ministro ha insistido en que «la educación es una cuestión de Estado» y por ello ha propuesto a la comunidad educativa «continuar el camino de la colaboración y el trabajo conjunto para ser capaces de avanzar y responder a lo que la sociedad y los ciudadanos reclaman».