El Gobierno de Hungría apuesta por llevar a todos los inmigrantes ilegales a un campo de concentración

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, defiende que todos los inmigrantes ilegales deben ser «acorralados y expulsados» de la Unión Europea, para luego ser concentrados en grandes campos de refugiados fuera de las fronteras de la UE, donde puedan solicitar asilo. «Aquellos que han venido de forma ilegal deben ser acorralados y expulsados», ha dicho Orban en una entrevista con al diario digital Origo.

«Debemos crear grandes campos de refugiados fuera de la UE, con fuertes medidas de seguridad y apoyo financiero por parte de la Unión Europea. Todos los que han venido de forma ilegal deben volver allí, donde podrán solicitar asilo», ha señalado el primer ministro húngaro. «Podría ser en una isla, o en la costa del norte de África, pero la seguridad y los suministros de estos campos deberían ser garantizados por la Unión Europea por su propio bien», ha añadido.

Orban ha explicado que expulsar a los inmigrantes es «un deber moral muy importante» y que su propuesta es la única alternativa a que miles de refugiados se queden en Europa y sean reasentados a lo largo del continente, algo que «sólo creará más problemas». Las cuotas de reasentamiento, según ha señalado Orban, no suponen una solución a la crisis migratoria, ya que los miles de inmigrantes que quieren vivir en Alemania ignorarían las directrices europeas y volverían allí en cuanto tuvieran oportunidad.

En los últimos meses, Orban ha sido el centro de diversas polémicas por el tipo de retórica que utiliza y sus propuestas, siempre muy duras con la inmigración. El primer ministro húngaro ordenó la construcción de una valla a lo largo de la frontera meridional de Hungría para evitar el paso de inmigrantes.

El próximo 2 de octubre, miles de húngaros votarán en un referéndum si están a favor o no de las cuotas de reasentamiento de refugiados que ha propuesto la UE.