Pulso económico semanal. Los inversores se ponen nerviosos.

La tradición dice que los mercados, o sea los inversores, siempre optan por ser conservadores y poco amantes de los cambios. Salvo que sean ellos quienes los reclaman. En ese caso, intentan llamar la atención de todas las formas posibles y la más eficaz, sin duda, es provocando caídas en la bolsa.

Y eso es lo que está ocurriendo en las últimas semanas y puede que en las próximas. Dependerá si finalmente los bancos centrales mueven ficha. Así que mucha atención a las reuniones del Banco de Japón y, sobre todo, de la Reserva Federal. Su conclusiones, si suben o no el precio del dinero serán claves para la evolución futura.

También pendientes del Banco de Inglaterra, a quien el Brexit no ha movido de sus posiciones. De momento, ha aprobado medidas de estímulo a la economía, pero mantiene la misma política monetaria. No obstante, los analistas, como los de de La Caixa que habrá un recorte adicional del tipo oficial antes del final del año.

Finalmente un dato. Se pincha el globo de la recuperación del precio del crudo. Parece que existe un exceso de oferta que hará que el petróleo se mantenga en sus actuales valores.