El combustible del futuro para viajar a la Luna

Estudiantes de la Universidad de Cornell trabajan en un diseño de Cubesat que alcance la órbita de la Luna propulsado por agua, el recurso natural más abundante de la Tierra. Está previsto que el satélite, del tamaño de una caja de cereales, sea fabricado enteramente de materiales disponibles comercialmente.
Está previsto que el satélite, del tamaño de una caja de cereales, sea fabricado enteramente de materiales disponibles comercialmente. Al frente de Cislunar Explorers se encuentra Mason Peck, un ex alto funcionario de la NASA y profesor asociado de ingeniería mecánica y aeroespacial.

Está competición está ofreciendo un total de 5.5 millones de dólares a los equipos que cumplan con los objetivos de desafío: el diseño, la construcción y la entrega de pequeños satélites capaces de operaciones de avanzada cerca y más allá de la luna. Serían enviados en la carga del futuro cohete SLS.

Además de la propulsión a base de agua, otra tecnología que se demostrará será la navegación óptica. Cámaras a bordo de la nave tomarán constantemente imágenes del Sol, la Tierra y la Luna y compararán sus tamaños aparentes y la separación con sus efemérides: dónde deberían estar en el momento en que se tomaron las imágenes.

Category: Noticias