España regresa de las Paralímpiadas con 31 medallas

Río de Janeiro ha cerrado de forma definitiva uno de los mayores retos de su historia con la Ceremonia de Clausura de los Juegos Paralímpicos, que puso fin a siete años de duro trabajo de la ciudad brasileña para superar dudas y obstáculos de cara a organizar el mayor evento deportivo del mundo.

Y España ha regresado con 31 medallas, 11 menos que en Londres, entre las que se encuentran la del lanzador valenciano David Casinos, la nadadora zaragozana Teresa Perales o el almeriense Jairo Ruiz en triatlón.

También Kim López, con su oro en lanzamiento de peso, y Gerard Descarrega, con la victoria junto a Marcos Blanquiño, su guía en los 400 metros lisos, además del bronce en 1.500 de la navarra Izaskun Oses.

La corredora catalana Elena Congost, que compite en la categoría de discapacitados visuales, se hizo con el oro en la prueba femenina clase T12, mientras que en masculina lograron la plata el asturiano Alberto Suárez en esa misma clase y Abderrahman Ait en la T46 de físicos.

Increíble estuvieron también los integrantes de la selección española de baloncesto en silla de ruedas, que conquistaron una plata histórica al perder 52-68 en la final frente a Estados Unidos.

La selección de tenis de mesa formada por José Manuel Ruiz, Jorge Cardona y Juan Bautista Pérez celebró una plata que peleó hasta el último momento con China.

Los Juegos Paralímpicos se cerraron con un macroconcierto

La Clausura fue casi un macroconcierto por el que pasaron artistas como Ivete Sangalo, Armandinho, Andreas Kisser, guitarrista de la banda Sepultura, Vanessa da Mata, Céu, o Johnatha Bastos, que toca la guitarra con los pies. Río 2016 optó por un final de fiesta festivo, parecido al que hizo Londres hace cuatro años con la actuación estelar de Coldplay y aparición de Rihanna. Sólo hubo un momento de silencio para recordar al ciclista iraní Bahman Golbarnezhad, fallecido el sábado tras una caída en la prueba de ruta de la clase C4-5.

También hubo espacio momentos para homenajear a atletas como el sirio Ibrahim Al Hussein, uno de los dos que ha competido bajo a la bandera paralímpica, y la atleta Tatyana McFadden, que recibieron el premio honorífico Whang Youn Dai en reconocimiento a su espíritu paralímpico, y a los elegidos en el Consejo de Atletas, entre los que no pudo estar el español David Casinos.

Antes, Eduardo Paes, alcalde de Río, procedió al habitual traspaso de la bandera paralímpica a Yuriko Koike, gobernadora de Tokio, ciudad que 56 años después de organizar los primeros Juegos Paralímpicos ‘oficiales’ volverá a hacerlo en una cita, que como mostró, pretende ser vanguardista al estilo de la capital japonesa con algunos de sus artistas discapacitados como el modelo Gimico, el bailarín Koichi Omae o el músico Akira Hiyama.