En el trabajo ¿más feliz o más dinero? #En60″

Dice el refrán que no es más feliz el que más tiene si no el que menos necesita. Y si hablamos de empleo seis de cada diez españoles prefieren sacrificar dinero a cambio de una mayor felicidad, según una encuesta realizada por Adecco.

De hecho, en países como Suecia funciona con éxito una jornada laboral de seis horas que mejora la actitud de los trabajadores y que se traduce en mayor productividad. Y pese a que España es uno de los países de Europa que más horas invierte en el trabajo, 277 más que los alemanes y que la crisis ha provocado un crecimiento de insatisfechos en su trabajo, un 18,5%, ocho de cada 10 españoles dice sentirse feliz desarrollando su profesión. Los más plenos son los deportistas (98,9%), seguido de los investigadores (95,45%) y los profesores (95,15%).

Los ingredientes para ser feliz en el empleo son: tener un buen ambiente laboral, posibilidad de desarrollar las habilidades profesionales, tener una estabilidad, contar con un buen horario y tener un salario adecuado.

Hay un total de 3.697.496 desempleados que no son felices. Muchos sufren una gran pérdida de autoestima, un sentimiento de falta de crecimiento personal, y como es evidente, una pérdida de ingresos económicos.