Un asteroide nos visita dos días después de detectarse

Un pequeño asteroide designado 2016 RB1 pasó este 7 de septiembre a 40.000 kilómetros de la Tierra, un 10% de la distancia a la Luna, sólo dos días después de ser detectado.

El sobrevuelo de la roca espacial, del tamaño de un autobús, se produjo a las 17.20 GMT. Debido a que la órbita del asteroide le llevó sobre el polo sur de la Tierra, no pasó a través de las órbitas de los satélites de comunicaciones o meteorológicos.

Se estima que 2016 mide entre 7 y 16 metros de diámetro. Ha sido su maor acercamiento a la Tierra por lo menos durante el próximo medio siglo, informa la NASA.

El asteroide 2016 RB1 fue descubierto el 5 de septiembre por astrónomos que utilizaron el telescopio reflector Cassegrain de 60 pulgadas del Catalina Sky Survey, situado en la cima del Monte Lemmon en las montañas de Catalina al norte de Tucson, Arizona – un proyecto del Programa de Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO) de la NASA, en colaboración con la Universidad de Arizona.

Un hecho similar tuvo lugar, el 28 de agosto, cuando una roca espacial de 20 a 55 metros de diámetro pasó a 80.000 kilómetros de nuestro planeta, sólo un día después de su descubrimiento desde un observatorio de Brasil.