Dilma Rousseff se presenta como ‘defensora de la democracia’

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, ha comparecido este lunes ante el Senado para defender su inocencia de los cargos que se le imputan y presentarse como una defensora de la democracia, días antes de que la Cámara vote si le suspende definitivamente de su cargo.

“No lucho por mi mandato por vanidad o por apego al poder” sino que lo hago, ha dicho, “por la democracia, por la verdad y por la justicia”. Rousseff, que ha recordado su propia trayectoria personal, ha sostenido que entre sus defectos “no están la deslealtad y la cobardía”.

“Vengo a mirar en los ojos a sus excelencias y decirles que no cometí el delito de responsabilidad” del que se me acusa, ha asegurado, insistiendo en que las acusaciones en su contra “no pasan de pretextos, basados en una frágil retórica jurídica”.

“Lo está en juego en el ‘impeachment’ no es mi mandato, es el respeto a las urnas, a la voluntad del pueblo y a la Costitución”, ha insistido Rousseff, que ha vuelto a hablar de “golpe” contra la Carta Magna.