El atentado más mortífero de Turquía

Un niño ha sido el autor del nuevo atentado suicida en Turquía que  ha causado al menos 51 muertos y 69 heridos en la celebración de una boda en la ciudad de Gaziantep, a 50 kilómetros de Siria. Al menos 22 de las víctimas de este atentado eran menores de 14 años. Es el más mortífero en lo que va de año.

El explosivo se detonó a las  22:40 hora local, en plena calle, mientras se celebraba la noche de la henna, una ceremonia tradicional en honor de la novia antes de la celebración de la boda. La policía halló un chaleco explosivo en el lugar de los hechos. Por el momento, está por determinar si el menor accionó la carga o si se hizo a distancia. El presidente turco, Erdogan ha declarado que «hay evidencias claras que apuntan que haya sido un ataque de Daesh». Según testigos de la CNN-Türk el presunto autor de entre 12 y 14 años fue acompañado por dos hombres de unos 25 años que escaparon tras la explosión.

El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha prometido que las fuerzas de seguridad «aniquilarán a todos los grupos terroristas».

Turquía lleva desde 2011 sumida en la violencia. Desde el 20 de septiembre de 2011 en Ankara, donde un coche bomba explotaba en una de las principales avenidas de la capital dejando 5 muertos y más de 40 heridos, hasta el último, este pasado 20 de agosto. Entre ellos ha habido un total de unos 22 atentados, siendo 2016 el más significativo con 11 atentados. Este agravamiento de ataques se debe al «bloqueo» del proceso de paz con las milicias kurdas en el 2015.

El expresidente de Turquía, Abdulá Gul explicaba tras estos ataques que la principal lección que debe sacar el país frente a esta situación tras el intento del golpe de Estado en julio es la importancia de la transparencia para mantener la democracia. Asimismo, asegura que el intento del golpe de Estado debe ser una lección para los movimientos políticos kurdos del país, pidiendo así la lejanía de estos del partido de trabajadores de Kurdistán.

A pesar de que el Daesh está limitando sus zonas donde poder combatir, Turquía sigue siendo el reflejo de la barbarie que a través de vidas inocentes como las de los niños, los terroristas son capacees de  crear masacres en la población.