La kayakista española Maialen Chourraut logra el oro

La kayakista española Maialen Chourraut se ha bañado en oro consiguiendo la medalla K1 aguas bravas femenino de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, disputada en la Pista de Piragüismo de Deodoro, en la que arrasó a sus rivales, la neozelandesa Luuka Jones, y la australiana Jessica Fox, plata y bronce, a más de 3 segundos.

Maialen Chourraut mejoró así el bronce logrado hace cuatro años en los Juegos de Londres y sumó el tercer metal de la delegación española después del oro y el bronce logrados por la nadadora Mireia Belmonte, la mejor de la historia nacional, en 400 metros estilos y 200 mariposa.

En sus terceros Juegos, Chourraut, campeona continental en 2015, completó una actuación redonda, pues pasó a la final con el tercer mejor tiempo, con 101.83 segundos, de las 10 canoístas clasificadas, tan sólo peor que el de la austriaca Corinna Kuhnle, con 101,54, y la británica Fiona Pennie, con 101.81.

Pero la vasca, entrenada por Xabi Etxaniz, dejó lo mejor de su repertorio para la final, en un descenso veloz desde la salida, redondo, en un circuito que le beneficiaba, según confesó su técnico, en el que mejoró, con 98.65 segundos, ostensiblemente la marca que le había dado acceso a la lucha por las medallas.

Tal fue la exhibición de la guipuzcoana, que la neozelandesa Luuka Jones, plata (101.82), y la australiana Jessica Fox (102.49), subcampeona en Londres y bronce en Río, quedaron a más de 3 segundos de una emocionada Chourraut, con su hija Ane, nacida tras los Juegos de Londres, en la grada de Deodoro.

En C-2 masculino, los campeones olímpicos fueron los grandes favoritos, los eslovacos Ladislav y Peter Skantar, por delante de los británicos David Florence y Richard Hounslow y los franceses Gauthier Klauss y Matthieu Peche, plata y bronce.