Los Vecinos de Villafranco rechazan cambiar el nombre del municipio

El alcalde pedáneo de Villafranco del Guadiana, dependiente del Ayuntamiento de Badajoz, Juan Sánchez, y numerosos vecinos se han mostrado contrarios al inicio de los trámites para cambiar el nombre a la localidad en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, tras la resolución del alcalde de Badajoz, Francisco Javier Fragoso.

Así, Juan Sánchez, en declaraciones a Europa Press, ha rechazado la decisión del Ayuntamiento de Badajoz de iniciar dichos trámites, ya que, según el alcalde pedáneo, los habitantes de Villafranco del Guadiana están “muy tranquilitos en el pueblo” con ese nombre.

Además, cree que este inicio del trámite puede causar “enfrentamientos y malos rollos”, por lo que ha añadido que “por supuesto que no” hay que cambiar el nombre a Villafranco del Guadiana.

El Ayuntamiento de Badajoz ha iniciado los trámites tras el procedimiento judicial que ha abierto un abogado para retirar los símbolos franquistas de las localidades españolas que aún tengan alguna referencia al franquismo.

El alcalde pedáneo ha añadido que esta decisión pueden tener repercusiones en el bolsillo de los habitantes de la localidad, ya que “habría que cambiar escrituras de viviendas, de parcelas y de coches con dinero de los ciudadanos”.

También numerosos vecinos de Villafranco del Guadiana (Badajoz) se han mostrado contrarios a la decisión del Ayuntamiento de Badajoz de iniciar los trámites para cambiar el nombre de esta pedanía por incumplir la Ley de la Memoria Histórica.

En declaraciones a Europa Press Televisión, los habitantes de la pedanía se han mostrado contrarios al cambio de nombre de su localidad y han asegurado que es un “completo error”. “Aquí no hay que cambiar nada, aquí hay que preocuparse por la gente”, ha añadido uno de los vecinos.

En esta misma línea, otro residente del municipio ha explicado que son los vecinos quienes tienen que tener “la última opinión” sobre si se debe cambiar el nombre a su localidad y que se deben “solucionar otras cosas”, porque el cambio de nombre “no soluciona problemas tan importantes como el paro”.

Sin embargo, algunos de los habitantes de la pedanía han explicado que “existe una Ley de Memoria Histórica y que esta debe cumplirse”. “No tienen que quedar vestigios de la época franquista porque se pasó muy mal”, ha concluído otro vecino del municipio extremeño.