Las diferencias con Occidente vuelven a reunir a Erdogan y Putin

El presidente de Turquía, Erdogan, viaja a San Petersburgo con la intención de calmar las aguas con su homólogo, Vladimir Putin, en un momento donde las relaciones de Turquía y Rusia con Occidente se encuentran bajo hielo.

Es la primera vez que se reunirán desde que Turquía alcanzara un caza ruso el pasado mes de noviembre . Además Erdogan viajará al extranjero por primera vez desde el intento de golpe de Estado, que desencadenó duras represiones en el país influyendo en las relaciones con Europa. La tensión diplomática entre ambos países ha afectado seriamente a la economía tanto de Moscú como de Ankara. Los rusos siempre han sido turistas habituales de Turquía, sin embargo ahora el mercado turístico en el país turco se ha visto gravemente afectado por los ataques de terrorismo. Y las sanciones rusas han ocasionado un deterioro en la economía donde hasta hace poco presumían de ser un país de desarrollo económico.

Anular el bloqueo a la inversión,  poner fin al embargo comercial y de la exigencia de visados, y la reanudación de los vuelos ‘charter’ son medidas claves que han permitido que ambos países vuelvan a tenderse la mano. Sin embargo todavía tienen un largo recorrido, ya que quedan demasiados puntos pendientes para poder cerrar por completo la herida entre ambos. Moscú insistirá a Turquía para que pague como compensación por derribar su avión, y Erdogan pretende convencer a Moscú para que no apoye a los kurdos en Siria.